Blogia
Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Cuenca Juzgado de lo Mercantil

Sentencia en apelación. Impago de la prima del seguro, primera o sucesivas; cobertura

Sentencia en apelación. Impago de la prima del seguro, primera o sucesivas; cobertura

S E N T E N C I A  NUM.  28/2013

         En la ciudad de Cuenca, a  veintinueve de Enero de dos mil trece.

Vistos en trámite de recurso de apelación los autos de Procedimiento Ordinario num. 248/2011, procedentes del Juzgado de Primera Instancia número 4 de Cuenca y su partido, promovidos por el x, contra xx, representada por la Procuradora de los Tribunales Sra. Torrecilla López y asistida por el Letrado  Sr. Alique López, y contra x C.B. y D. x, representados por la Procuradora Sra. Prieto Martínez y asistidos del Letrado Sr. Valle Ruiz.; en virtud de recurso de apelación interpuesto por la parte demandada contra la sentencia dictada en primera instancia de fecha veintisiete de junio de dos mil doce; habiendo sido ponente el Ilmo. Sr.  Don Ramón Ruiz Jiménez.

ANTECEDENTES DE HECHO 

PRIMERO.- En los autos indicados al margen se dictó sentencia de fecha veintisiete de junio de dos mil doce, en cuya parte dispositiva se establecía, literalmente:

"Estimar la demanda interpuesta por el Consorcio de Compensación de Seguros contra x Seguros (antes x Seguros). Condenar a la referida demandada a reintegrar a la actora la cantidad de 8.221,27 euros más intereses legales incrementados en un 25% desde la fecha de a bono de la indemnización por el Consorcio.

Dejar imprejuzgada la demanda dirigida  contra D. x y la entidad x C.B.

Con imposición de costas conforme al fundamento de derecho cuarto."

SEGUNDO.- Contra la anterior sentencia se interpuso por Doña Rosa María Torrecilla López, procuradora de los Tribunales en nombre y representación de x SEGUROS, recurso de apelación en tiempo y forma, recurso que fue admitido a medio de Diligencia de Ordenación  de fecha  tres de septiembre de dos mil doce, dándose traslado a la parte contraria para que pudiera presentar escrito de oposición al recurso o impugnar la sentencia en aquellos extremos que pudieran resultarles desfavorables.

         Con fecha dieciocho de septiembre de dos mil doce, Doña Cristina Prieto Martinez, Procuradora de los Tribunales en nombre y representación de DON x, presentó escrito oponiéndose al recurso interpuesto.

         El Abogado del Estado sustituto, Antonio Ruiz Rubio, en representación del CONSORCIO DE COMPENSACIÓN DE SEGUROS, presentó escrito de Oposición al recurso de apelación interpuesto de contrario, así como de Impugnación de la resolución recurrida.

         Mediante Diligencia de Ordenación de fecha tres de octubre de dos mil doce se tienen por formalizados los escritos de Oposición presentados por la Procuradora Doña Cristina Prieto Martínez y el Abogado del Estado, así como el escrito formulando impugnación de la sentencia recurrida presentado por este último. Se da traslado al apelante principal para que en el plazo de diez días se manifestara sobre los mismos.

         Por Diligencia de Ordenación de fecha treinta de noviembre de dos mil doce, se remiten los autos a la Audiencia Provincial de Cuenca, emplazándose a las partes por término de diez días para su personación ante dicho Tribunal.

TERCERO.- Recibidas las actuaciones en esta Audiencia Provincial, con fecha  nueve de enero de dos mil trece se procedió a formar el correspondiente rollo, asignándosele el número del margen, turnándose ponencia al Ilmo. Sr. Don Ramón Ruiz Jimenez. Con fecha dieciséis de enero de dos mil trece se dicto Providencia  por la que se señalaba la deliberación, votación y fallo del recurso para el día veinticuatro de enero de dos mil trece.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- La demanda que encabeza estas actuaciones, se promueve por el Abogado del Estado, en cuanto representante del Consorcio de Compensación, y se  presenta contra x S.A. como aseguradora del vehículo xxx, x C.B., propietaria del vehículo y contra x, conductor, en reclamación de 8.221,27 euros a través de la acción de repetición. El día 2 de julio de 2010, en la localidad de x ( Cuenca), el vehículo a que se refieren estas actuaciones, conducido por el demandado don x no respetó una señal de ceda el paso, alcanzando al vehículo x, originando daños materiales y personales a la ocupante del mismo. La aseguradora del vehículo perjudicado, ante la falta de respuesta de la que aseguraba al causante, reclamó al Consorcio, que pagó la cantidad que ahora reclama. Una vez conocido el aseguramiento del vehículo causante del accidente, repite ahora contra el mismo. La sentencia que se recurre, estimaba la demanda al tener por acreditada la existencia de seguro en razón al impago de la prima que alega la aseguradora demandada.

SEGUNDO.- Se recurre la sentencia por interpretación errónea del art. 15, así como del 76 LCS, al tratarse de impago de la primera prima, lo que contraviene, en sentir de la recurrente la doctrina constante de esta misma Audiencia y de audiencias de otras provincias. Se cita la sentencia de la Audiencia de Cuenca, de 24 de marzo de 2000, que exige el pago de la primera prima, y de otra parte, se cita la sentencia también de esta Audiencia, sec. 1ª, S 8-2-2011, nº 30/2011, según la cual, "La postura mayoritaria de los Tribunales, (por ejemplo, Sentencia de la A.P. de Zaragoza, Sección 4ª, de 31.03.2010, recurso 345/2009, con mención a la doctrina Jurisprudencial), viene a establecer que en el supuesto de impago de la primera prima la liberación de la obligación del asegurador es oponible a terceros.

Conforme al certificado que presenta la aseguradora – doc. 1 contestación-, el seguro se anuló el 6 de abril de 2010 por falta de pago del primer recibo, por lo que la póliza no llegó a tomar efecto. Es cierto que el subagente entregó al codemandado las condiciones particulares de  la póliza que se unen a la demanda. Según el mismo, la cobertura se extendía desde las 19 horas del día 6-4-2010 hasta las 24 horas del 5-4-2011, y se hace constar por la aseguradora haber recibido la prima del primer semestre, y se admite por la apelante que el tomador se obligó a pagar la prima al día siguiente, lo que no hizo, haciéndolo ya en el mes de abril cuando la póliza estaba anulada.  Ha de recordarse que el siniestro ocurre en el mes de julio de ese año, lo que impide  cualquier .interpretación torticera a cargo de la demanda

El art. 15 LCS dispone que "Si por culpa del tomador la primera prima no ha sido pagada, o la prima única no lo ha sido a su vencimiento, el asegurador tiene derecho a resolver el contrato o a exigir el pago de la prima debida en vía ejecutiva con base en la póliza. Salvo pacto en contrario, si la prima no ha sido pagada antes de que se produzca el siniestro, el asegurador quedará liberado de su obligación.

En caso de falta de pago de una de las primas siguientes, la cobertura del asegurador queda suspendida un mes después del día de su vencimiento. Si el asegurador no reclama el pago dentro de los seis meses siguientes al vencimiento de la prima se entenderá que el contrato queda extinguido. En cualquier caso, el asegurador, cuando el contrato esté en suspenso, sólo podrá exigir el pago de la prima del período en curso.

Si el contrato no hubiere sido resuelto o extinguido conforme a los párrafos anteriores, la cobertura vuelve a tener efecto a las veinticuatro horas del día en que el tomador pagó su prima.

El referido precepto establece un régimen jurídico específico para el caso de impago de la prima del seguro.

De dicho precepto, cabe deducir (Ver SAP Valencia, Sección 6ª, de 15 de septiembre de 2011, Barcelona, Sección 13 ª, de 16 de junio de 2011, entre otras) que ante el impago de la prima sucesiva, cabe distinguir dos momentos o periodos:

-El primer mes después del vencimiento, pese al impago el contrato se encuentra éste en el denominado período de gracia, es decir continúa produciendo efectos, dado que a tenor del citado precepto únicamente cuando transcurre un mes desde la fecha en que la prima debió pagarse el contrato queda en suspenso.

-Los cinco meses siguientes, el asegurador podrá adoptar alguna de las siguientes conductas:

a)Requerir al asegurado para que pague la prima . En tal caso, el contrato quedará en suspenso en tanto en cuanto el requerimiento de pago no sea atendido, siendo rehabilitado si, antes de su resolución o extinción, la prima ha sido pagada, tal y como resulta del último párrafo del artículo 15 de la Ley de Contrato de Seguro (EDL1980/4219).

b)Proceder a la resolución del contrato dado el incumplimiento del asegurado, mediante comunicación al efecto dirigida a éste.

c)Dejar transcurrir dicho periodo de tiempo sin adoptar ninguna de estas conductas. En este caso el contrato queda en suspenso, quedando automáticamente extinguido una vez transcurridos seis meses desde la fecha en que se debió pagar la prima.

La doctrina jurisprudencial entiende que cuando el contrato se halla en suspenso ello impide al asegurado exigir al asegurador la cobertura pactada por la póliza (Sentencias del Tribunal Supremo de 30 de marzo de 1981 de, 19 de mayo de 1990 y 17 de octubre de 2008, entre otras).

No obstante, cuando se trata de el ejercicio de la acción directa por el perjudicado, dicha circunstancia, es decir la suspensión del contrato, no le será oponible al perjudicado, dado que el contrato no se ha extinguido, queda únicamente en suspenso, tratándose de una excepción de carácter personal que no es oponible frente al perjudicado por disposición del artículo 76 de la Ley de Contrato de Seguro (Sentencias de la Audiencia Provincial de Madrid, Sección 14ª de de 30 de junio de 2011 y Barcelona, Sección 13ª de 16 de junio de 2011, entre otras).

Ahora bien, tal y como se indicaba, dicho período de suspensión puede quedar truncado antes del cumplimiento del plazo máximo legalmente estipulado, siempre que el asegurador proceda a hacer efectiva la resolución contractual comunicando debidamente al asegurado su voluntad resolutoria. En tal caso, obviamente, el contrato habrá quedado resuelto de pleno derecho, y por ello pasará a ser una circunstancia objetiva que quepa hacer valer frente al perjudicado.

El artículo 15 de la Ley de Contrato de Seguro  de 1980 distingue claramente entre el impago de la primera de las primas del seguro concertado y el impago de la sucesivas; en el primer caso el asegurador tiene derecho a resolver el contrato o exigir el pago de la prima en vía ejecutiva con base en la póliza. Salvo pacto en contrario, si la prima no ha sido pagada antes de que se produzca el siniestro (nuestro caso) el asegurador quedará liberado de su obligación; mientras que si la falta de pago es una de las primas siguientes la propia ley, en el mismo artículo y párrafo segundo, establece la suspensión de la cobertura del asegurador un mes después del día de su vencimiento; si el asegurador no reclama el pago dentro de los seis meses siguientes al vencimiento de la prima se entenderá que el contrato queda extinguido. En cualquier caso, el asegurador, cuando el contrato esté en suspenso, sólo podrá exigir el pago de la prima del período en curso. Se comprenderá de lo expuesto la diferencia esencial entre los dos supuestos que se acaban de exponer; en el primer caso la compañía de seguros queda liberada de la obligación cuando acaece el siniestro sin haber pagado la primera de las primas el asegurado o tomador del seguro, mientras que en el segundo se establece un período de gracia de un mes a partir del cual quedara suspendida la cobertura.

.           Como se expresa en la SAP Madrid, de 27-6-2012, en la línea que se viene citando "El impago de la primera prima o de la prima única, tal como se deduce del artículo 15 de la LCS, no produce "per se" efectos extintivos de la relación contractual frente a terceros perjudicados. El impago produce efectos suspensivos inmediatos pero no un efecto extintivo; la aseguradora puede optar entre resolver el contrato o exigir el abono de la prima , pero mientras que no resuelva el contrato la aseguradora queda obligada a indemnizar al tercero perjudicado a quien no se le puede oponer la excepción personal de falta de pago, véase en esta misma orientación la de esta Audiencia de Cuenca de 23-3-2005 y las numerosas que en ella se citan. Para terminar, y en la misma orientación la de 9-3-2012 de la Audiencia de Madrid, sección 19,  se da respuesta al recurso en el que la apelante recurre la sentencia dictada en la instancia alegando la inaplicación indebida del artículo 15 de la ley 50/80 entendiendo que suscrito el contrato de seguro en fecha del 21 agosto 2009, la parte demandada no acredita la oportuna resolución del mismo por el impago de la prima inicial, sino exclusivamente la baja del asegurado con efectos del 30 octubre 2009, circunstancia que haría que a la fecha del accidente, 26 enero 2010, el contrato se encontrase vigente dentro del plazo de seis meses que el citado precepto contempla.

En el caso que ahora se contempla, no consta, como pone de relieve la sentencia recurrida, la voluntad clara de la aseguradora, resolviendo el contrato, lo que impide como sugiere que pueda desligarse del mismo frente a terceros que reclaman, sin perjuicio como en aquella asimismo se dice, de la facultad de repetición en su caso.

Por concluir la argumentación, ha de destacarse como la sentencia recoge, que en la póliza se hace constar haber recibido el pago de la prima y que tras el siniestro se aceptó el pago de aquella, lo que permite una interpretación favorable a la subsistencia del contrato.

TERCERO.- La desestimación del recurso comporta la condena a la apelante en las costas de la alzada ( arts. 398 y 394 LEC).

FALLAMOS

DESESTIMAR EL RECURSO INTERPUESTO POR GENERALI SEGUROS CONTRA LA SENTENCIA DICTADA POR EL JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA NUMERO 4 DE CUENCA EN PROCEDIMIENTO ORDINARIO NUMERO 248/2011 SEGUIDO CONTRA x CIA AMMA, x C.B., Y x CONFIRMANDO LA MISMA E IMPONIENDO AL APELANTE LAS COSTAS DE ESTE RECURSO.

            Contra esta resolución no cabe recurso ordinario alguno.

Se declara la pérdida del depósito de 50 € efectuado por la parte  recurrente para la apelación; al cual se le dará el destino legal.

            Así por esta nuestra sentencia de la que se unirá certificación al rollo de Sala y otra a los autos originales para su remisión al Juzgado de procedencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres