Blogia
Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Cuenca Juzgado de lo Mercantil

Sentencia en apelación derivada de MMC 2/2010

Sentencia en apelación derivada de MMC 2/2010

SENTENCIA

 En Cuenca, a 10 de Mayo de dos mil once.

     Vistos ante esta Audiencia Provincial, en trámite de recurso de apelación nº 314/2010, los autos de Modificación de Medidas Definitivas nº 2/2010 procedentes del Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Cuenca, iniciados a instancia de Dª. xxxxxxxx, representada por la Procuradora de los Tribunales Dª. Susana Pérez Lanzar y dirigida por la Letrada Dª María Dolores García Escribano, contra  D. xxxxxxx, representado por la Procuradora de los Tribunales Dª. María Ángeles Paz Caballero y asistido por el Letrado D. José Javier Gómez Cavero, con intervención del Ministerio Fiscal, en virtud de recurso de apelación interpuesto por la representación procesal de Dª. xxxxxxx contra la Sentencia dictada en primera instancia, por el ya referido Juzgado, en fecha 23 Junio de  de dos mil diez; habiendo sido Ponente el Ilmo. Sr. D. José Eduardo Martínez Mediavilla.

Antecedentes de hecho

 

    Primero.- Por el Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Cuenca se dictó Sentencia, en fecha 23 de Junio de dos mil diez, en cuyo Fallo se decidió lo siguiente:

    "Que debo desestimar y desestimo íntegramente la demanda interpuesta por la Procuradora de los Tribunales Doña Susana Pérez Lanzar, en nombre y representación de Doña xxxxx, frente a Don xxxxxx.

    Todo ello sin expreso pronunciamiento en cuanto a las costas causadas, dada la especialidad de la materia objeto de las presentes actuaciones".

    Segundo.- Notificada la anterior Resolución a las partes, por la representación procesal de Dª. xxxxxx se preparó e interpuso contra la misma recurso de apelación, en el que, tras alegar los hechos y fundamentos de derecho que estimó de aplicación,  interesaba la modificación de la medida solicitada, (venía a pedir que se estableciera una pensión alimenticia de 450 € mensuales).

    Dicho recurso se fundamenta, en síntesis, en error en la valoración de la prueba, pues la situación de la hija mayor, (xx), no es la misma que en el año 2006.

    Tercero.- Admitido a trámite el recurso de apelación, y dado el correspondiente traslado del escrito de interposición, la representación procesal de D. xxxxxx presentó escrito de oposición al recurso; interesando la confirmación de la Sentencia de instancia, con imposición de las costas a la parte recurrente.

    El Ministerio Fiscal también se opuso al recurso de apelación; solicitando la íntegra confirmación de la Resolución impugnada.

    Cuarto.- Recibidas las actuaciones en esta Audiencia Provincial, se procedió a formar el correspondiente Rollo de apelación; asignándole el número 314/2010. Se turnó la ponencia y se señaló para deliberación, votación y fallo el día 10 de Mayo de 2011.

Fundamentos de derecho

 

     Se aceptan los razonamientos jurídicos de la Sentencia que se revisa en este trámite; debiendo tenerse por íntegramente reproducidos en la presente Resolución.

   Primero.- El recurso de apelación objeto de análisis se basa, como anteriormente se indicó, en error en la apreciación de la prueba practicada.

    Segundo.- Según reiterado y constante criterio Jurisprudencial y de esta Sala, la valoración probatoria es facultad de los Tribunales sustraída a los litigantes, que sí pueden aportar las pruebas que la normativa legal autoriza, pero en forma alguna tratar de imponerla a los juzgadores, pues no puede sustituirse la valoración que el juzgador de instancia hizo de toda la prueba practicada por la valoración que realiza la parte recurrente, función que corresponde única y exclusivamente al Juzgador "a quo" y no a las partes, habiendo entendido igualmente la jurisprudencia que el Juzgador que recibe la prueba puede valorarla de forma libre, aunque nunca de manera arbitraria, transfiriendo la apelación al Tribunal de segunda instancia el conocimiento pleno de la cuestión, pero quedando reducida la alzada a verificar si en la valoración conjunta del material probatorio se ha comportado el Juez "a quo" de forma ilógica, arbitraria, contraria a las máximas de experiencia o a las normas de la sana crítica, o si, por el contrario, la apreciación conjunta de la prueba es la procedente por su adecuación a los resultados obtenidos en el proceso, (SSTS de 26.01.1998 y 15.02.1999).

     Pues bien, sabido es que la obligación que el artículo 120.3 de la Constitución, en relación con el artículo 24.1 del mismo Texto, impone a los Tribunales de motivar debidamente las Resoluciones por ellos dictadas en el ejercicio de su Jurisdicción con el fin de dar a conocer a las partes las razones de las decisiones judiciales y propiciar su crítica a través de los recursos, permite, según ha señalado reiterada doctrina emanada tanto del Tribunal Constitucional, (Sentencias del T. Cons., por ejemplo, 231/97, 116/98 ó 187/2000), como de la Sala 1ª del Tribunal Supremo, (Sentencias, por ejemplo, de 2 y 23 de Noviembre de 2001), la motivación por remisión a una Resolución anterior, cuando la misma se estime adecuada, y precisamente porque en ella se exponen argumentos correctos y bastantes que fundamentaban la decisión adoptada, ya que no cabe duda que en tales supuestos, y como precisa la Sentencia del Tribunal Supremo, Sala 1ª, por ejemplo, de 20.10.1997, subsiste la motivación de la Resolución puesto que se asume explícitamente por el otro Juzgado o Tribunal. Y en el caso de autos asumimos explícita e íntegramente las argumentaciones del  Juzgador de instancia; considerando por ello que la valoración de la prueba llevada a cabo por el mismo ha sido correcta, máxime teniendo en cuenta lo siguiente:

     1. En el convenio regulador de divorcio firmado el 07.02.2006, (folios 9 a 16 de las actuaciones), ya se indicaba que xxxxx llevaba entonces, (en 2006), una vida prácticamente independiente a la de su familia, (véase el folio 10 de las actuaciones; en el que se concreta, de forma literal, que "…P., que lleva una vida prácticamente independiente de su familia…"), extremo que vino a ser ratificado por la propia xxxxxx en el acto de juicio, al señalar, (y así se constata en la grabación de la vista), que en 2006 ya vivía con su novio y estaba más o menos tiempo con él.

     xxxxxx vino a indicar, en el juicio, que en 2010 vivía con su novio a temporadas y el resto del tiempo con su padre; manifestación que viene a ser confirmada por los certificados del Padrón Municipal obrantes a los folios 71 y 72 de las actuaciones.

     Por tanto, y conjugando los datos fácticos que resultan de los dos anteriores párrafos, es evidente que desde el 21.04.2006, (fecha de la Sentencia que declaró la disolución del matrimonio por divorcio y aprobó el convenio regulador; véanse los folios 6 y 7 de las actuaciones), no se ha producido cambio alguno en xxxxxxx en cuanto a la distribución del tiempo de convivencia con su padre. En consecuencia, no se ha producido alteración sustancial alguna en el factor examinado.

     2. Cuando se dictó la Sentencia de 21.04.2006, (folios 6 y 7 de las actuaciones; como ya se ha dicho), que aprobó el convenio regulador, (folios 9 a 16 de las actuaciones; como también se ha dicho), xxxxxxx no tenía un empleo permanente, (como se constata en el folio 70 de las actuaciones y se corrobora con las manifestaciones emitidas por la propia Pamela en el acto de la vista).

    xxxx vino a indicar, en el juicio, que en 2010 no tenía empleo permanente, contestando a la Letrada de la parte actora que estaba inscrita en la oficina de empleo, como demandante de empleo, desde hacía un año; manifestaciones que vienen a ser ratificadas por el ya mencionado folio 70 de las actuaciones, (informe de vida laboral).

     Por tanto, y conjugando los datos fácticos que resultan de los dos anteriores párrafos, es evidente que desde el 21.04.2006, (fecha de la Sentencia que declaró la disolución del matrimonio por divorcio y aprobó el convenio regulador; como ya se ha dicho), no se ha producido cambio alguno en Pamela Moreno Naharro en cuanto a su situación laboral. En consecuencia, tampoco se ha producido alteración sustancial alguna en el factor examinado.

     En conclusión, y por todo lo razonado, se desestimará el recurso de apelación interpuesto.

    Tercero.- Dada la especial naturaleza de la materia tratada,  cuestión de familia, no procede hacer particular imposición de costas.

    Vistos los preceptos legales invocados y demás de general y pertinente aplicación

                                        Fallamos

     Que desestimando como desestimamos el recurso de apelación interpuesto por la Procuradora de los Tribunales Dª. Susana Pérez Lanzar, en nombre de Dª. xxxxxx, contra la Sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Cuenca en fecha 23 de Junio de dos mil diez, en el procedimiento de modificación de medidas definitivas 2/2010, del que dimana el Rollo de Apelación nº 314/2010, declaramos que debemos CONFIRMAR Y CONFIRMAMOS ÍNTEGRAMENTE LA RESOLUCION RECURRIDA.

   No se imponen a ninguno de los litigantes las costas de esta alzada.

   Notifíquese esta Sentencia a las partes, haciéndoles saber que es firme y que frente a ella no cabe recurso.

   Así por esta nuestra Sentencia,  lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

SENTENCIA DICTADA EN PRIMERA PRIMERA INSTANCIA

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres