Blogia
Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Cuenca Juzgado de lo Mercantil

Sentencia en Juicio Verbal especial sobre filiación nº 441/2005

Sentencia en Juicio Verbal especial sobre filiación nº 441/2005

SENTENCIA Nº 92/10

En Cuenca, a 24 de septiembre de 2010.

Vistos por D. Miguel Girón Girón, Juez sustituto del  Juzgado de Primera Instancia número dos de Cuenca los presentes autos de reclamación e impugnación de filiación seguidos con el número 441/2.005 en los que han sido parte DON xxxxxx  representado por la Procuradora Sra. Herraiz Fernández  y asistido por el letrado Sr. González González como demandante y DON xxxxxx, representado por su tutor xxxxxx, representado por la procuradora Sra. Carrasco Parrilla y asistido del letrado Sr. Martínez García, y fallecido xxxxxx durante la tramitación de la causa se produce la sucesión procesal en las personas de sus hermanos xxxxx y xxxxxx, representados y asistidos por los mismos profesionales, con la intervención del Ministerio Fiscal.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- Por la Procuradora  Sra. Herraiz Fernández  en el nombre y la representación indicada se presentó demanda de juicio declarativo verbal especial sobre impugnación y reclamación de filiación no matrimonial, que por turno de reparto correspondió a este Juzgado  en la que tras alegar los hechos y fundamentos de derecho que entendía de aplicación, terminaba solicitando se dicte sentencia con el contenido que es de ver en el suplico de su escrito.

SEGUNDO: Por auto de tres 25 de octubre de 2005 se admite a trámite la demanda y los documentos con ella aportados dándose traslado a la parte demandada.

El Ministerio Fiscal contesta a la demanda y solicita que se tenga por contestada y previos los trámites legales y la práctica de las pruebas pertinentes, dicte sentencia conforme a lo que resulte probado y en base a los preceptos invocados.

Por providencia de fecha 2 de febrero de 2006 se declara a los demandados xxxxxx y xxxxxx en rebeldía y se requiere a la actora para que facilite el domicilio del otro demandado. Por providencia de fecha 16 de mayo de 2006 se suspende el procedimiento hasta que se resuelva el procedimiento de incapacitación de xxxxxxx.

En fecha 26 de noviembre de 2006 se presenta escrito por la procuradora Sra. Carrasco Parrilla en representación de xxxxxxx que a su vez actúa como tutor del demandado xxxxxxx, de contestación a la demanda en el que tras alegar los hechos y fundamentos de derecho que entiende de aplicación termina solicitando se dicte sentencia desestimando la demanda con condena en costas a la parte actora.

  Por providencia de 4 de diciembre de 2007 se señala vista para el día 1 de abril de 2008. En fecha 14 de marzo de 2008 se produce el fallecimiento de xxxxxxx, por lo que se suspende el procedimiento hasta emplazar a los herederos del mismo, quien resultó ser sus hermanos xxxx y xxxxxx, quienes son emplazados, presentando escrito de contestación la misma procuradora en representación de los mismos contestando a la demanda y oponiéndose a la misma en base a las alegaciones que aquí se dan por reproducidas.

                  Por Providencia de 11 de julio de 2008 se señala la vista para el día 19 de noviembre de 2008.

TERCERO: En la vista comparecen el Ministerio Fiscal,  demandante y demandados, ratificándose todas las partes en sus respectivos escritos de demanda y contestación. Recibido el pleito a prueba por la actora se solicita interrogatorio de parte, testifical, pericial biológica del fallecido xxxxxxx y documental; por el Ministerio Fiscal solicita el interrogatorio de las partes; y por los demandados se solicita el interrogatorio de parte, documental y testifical. Toda la prueba fue admitida a excepción de la pericial biológica solicitada por la actora.

Practicada la prueba, quedaron los autos para dictar sentencia.

CUARTO.-  En fecha 24 de noviembre de 2008 se acordó como diligencia final la practica de la prueba biológica, acordándose que se conceda un plazo de 5 días a los dos hermanos del fallecido a fin de que manifiesten si se someten voluntariamente a la prueba biológica, que se llevaría a cabo mediante confrontación de muestras de sangre del actor y de los demandados.               

Recurrida esta resolución en reposición por los demandados, resuelto por auto de fecha 26 de enero de 2009 estimando el mismo en cuanto que lo procedente era dictar auto, y en el mismo se acuerda la práctica de la diligencia final en los mismos términos acordados.

Por escrito de los demandados de fecha 6 de marzo de 2009 se manifiesta que los mismos se muestran conformes con que se les tome muestras para su confrontación con el actor, por lo que se acordó oficiar al Medico Forense para que llevara a efecto la misma, finalmente se acuerda por providencia de fecha 1 de diciembre de 2009 citar a los dos demandados para el día 22 de diciembre de 2009 en la clínica forense para la toma de muestras, las cuales fueron remitidas al Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses de Madrid, quien remitió el informe final en fecha 13 de julio de 2010; por lo que se acordó conceder cinco días a las partes para que pudieran presentar escrito de alegaciones, presentando solamente escrito la procuradora Sra. Herraiz Fernández en la referida representación, quedando los autos definitivamente conclusos para sentencia.

QUINTO.- La presente es dictada por este juzgador, quien fue el juez que presidió el acto del juicio, cumpliendo todos los tramites legales, excepto la del plazo para dictar sentencia, por estar actuando en la actualidad en juzgado distinto del que trae causa.   

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- La acción de reclamación de la filiación extramatrimonial, tiene por objeto determinar, la relación de filiación entre padre o madre, e hijo, fuera del matrimonio.

La Constitución Española declara, en el último inciso de su artículo 39.2, que la Ley posibilitará la investigación de la paternidad y, en consonancia con ello, el artículo 127 del Código Civil, dispone que en los juicios sobre filiación, será admisible la investigación de la paternidad y de la maternidad.

SEGUNDO.- Esta acción puede concurrir en un doble sentido, a saber, o es el hijo, normalmente menor, representado por su madre, como titular de la patria potestad, busca un padre, cual es el caso de autos, o bien es el padre, el que también busca al hijo, ejercitando su pretensión contra la madre y el descendiente, en reclamación de que se declare que éste es suyo.

TERCERO.-  La esencia de la cuestión debatida, y prescindiendo de circunstancias extrañas a la presente litis, se centra en determinar, la presunta paternidad del xxxxxx, fallecido durante la tramitación de los presentes autos, respecto del hoy actor xxxxxx, hijo de la también demandada xxxxxxx y que a efectos de Registro Civil aparece como padre del mismo el también demandado xxxxxx.

CUARTO.- En primer lugar, y aunque ya se resolvió en el acto del juicio por la parte demandada xxxxxx y posteriormente al fallecimiento de este por sus hermanos xxxxx y xxxxxx se planteó el defecto legal en el modo de plantear la demanda al infringir lo dispuesto en el Art. 767.1 de la LEC, pues no se presentó con la demanda un principio de prueba de los hechos en que se funda.

              No puede olvidarse que el artículo 1-6 del Código Civil atribuye al Tribunal Supremo la función de interpretar y aplicar las leyes, creando de un modo reiterado doctrina jurisprudencial que complete el ordenamiento jurídico; y dentro de esta función, e implícitamente contenida en ella, está la de evolucionar los criterios hermenéuticos en relación con los antecedentes históricos y la realidad social del tiempo en que se aplican las normas (sentencia de 3 de enero de 1990).            

              Dicho lo que antecede, y respecto del citado principio de prueba exigido por los preceptos antes dichos, cabe decir que basta con que la demanda conste la oferta de practicar determinadas pruebas en el momento adecuado, y de este modo llevar un control de la razonabilidad de dicho escrito rector.           

              No es necesario, por ello, la presentación de escrito a parte, cuando en dicho escrito de demanda hay referencias concretas a medios de prueba a practicar, que contribuyen a conferir al sustento fáctico de la petición credibilidad y verosimilitud, aunque luego se pueda dar el hipotético caso de que no prospere la demanda (Tribunal Supremo, sentencias de 19 de enero de 1990, 20 de octubre de 1993, 4 de mayo de 1999, 28 de diciembre de 2001 y 13 de junio de 2002, entre otras muchas).             

              En este sentido, basta para que el juez admita a trámite la demanda que del propio contexto y contenido de la misma se aprecie una mínima línea de razonabilidad o verosimilitud de la que derivar la atribución de la paternidad sometida siempre al resultado de la prueba a practicar en el proceso (sentencias, de 28 de mayo de 1994 y 18 de mayo de 2000, entre otras).             

              En el caso sometido a consideración del Juzgado, y de la Sala, cabe advertir que en modo alguno puede tacharse de increíble o irrazonable los alegatos vertidos en el escrito de demanda, en cuanto que, además, el actor propone prueba testifical y biológica, a practicar en el momento oportuno, de modo que la pretensión planteada tiene la suficiente credibilidad y razonabilidad como para dar lugar a la admisión a trámite de la demanda.    

QUINTO.- Es de plena conformidad constitucional la resolución judicial que, en el curso de un pleito de filiación, ordena llevar a cabo una prueba pericial biológica, pues este tipo de pruebas, que no pueden considerarse degradantes, ni contrarias a la dignidad de la persona, encuentran su cobertura legal en el Art. 127 del Código Civil, que desarrollando el mandato contenido en el inciso final del Art. 39.2 C.E., según el cual "La ley posibilitara la investigación de la paternidad ", autoriza la investigación de la relación de paternidad o de maternidad en los juicios de filiación, mediante el empleo de toda clase de pruebas, incluidas las biológicas, a la vez que sirven para la consecución de la finalidad perseguida con las normas constitucionales que imponen "la protección integral de los hijos, iguales éstos ante la ley con independencia de su filiación"(Art. 39.2 C.E.), y la obligación de los padres de prestar asistencia de todo orden a los hijos habidos dentro o fuera del matrimonio"(Art. 39.3 C.E.).

Por ello, cuando sean consideradas indispensables por la autoridad judicial, no entrañen un grave riesgo o quebranto para la salud de quien deba soportarlas, y su práctica resulte proporcionada, atendida la finalidad perseguida con su realización, no pueden considerarse contrarias a los derechos a la integridad física (Art. 15 C.E.) y a la intimidad (Art. 18.1 C.E.) del afectado (STC 7/1994 y 95/1999).

Continua esta ultima sentencia "Hemos declarado igualmente que, dada la trascendencia que para las personas implicadas en los procesos de filiación tiene la determinación de las relaciones materiales que se dilucidan en ellos, especialmente por lo que respecta a los derechos de los hijos que se garantizan en el Art. 39 C.E., las partes tienen la obligación de posibilitar la práctica de las pruebas biológicas que hayan sido debidamente acordadas por la autoridad judicial, por ser este un medio probatorio esencial, fiable e idóneo para la determinación del hecho de la generación discutido en el pleito, pues, en estos casos, al hallarse la fuente de la prueba en poder de una de las partes del litigio, la obligación constitucional de colaborar con los Tribunales en el curso del proceso(Art. 118 C.E.), conlleva que dicha parte deba contribuir con su actividad probatoria a la aportación de los hechos requeridos a fin de que el órgano judicial pueda descubrir la verdad, ya que en otro caso, bastaría con que el litigante renuente a la prueba biológica se negase a su realización para colocar al otro litigante en una situación de indefensión contraria al Art. 24.1 C.E. por no poder justificar procesalmente su pretensión mediante la utilización de los medios probatorios pertinentes para su defensa que le garantiza el Art. 24.2 C.E. (STC y las resoluciones en ella citadas)."         

Por otra parte, además, es doctrina comúnmente admitida (Sentencia del Tribunal Supremo de 4 de febrero de 1999,RJA 638/1999),que en los procesos de filiación no es exigible una prueba férrea y absoluta, dadas las especiales condiciones de las situaciones humanas que se debaten, y los intereses a proteger de los hijos, lo cual no significa una permisividad abierta e incontrolada, sino la exigencia de una prueba suficiente y convincente.

El actual nivel científico permite determinar la paternidad con un grado de probabilidad tan elevado que equivale prácticamente a la certeza e incluso, el porcentaje de acierto alcanza el 100 % cuando se trata de descartar la paternidad. 

SEXTO.- Entrando a conocer sobre el fondo del asunto, y teniendo en cuenta toda esta doctrina señalada anteriormente, se ha de señalar que finalmente se practicó la prueba biológica consistente en la toma de muestras al hoy actor xxxxx, a la madre xxxxxx y a los demandados xxxxx y xxxxxxx, hermanos de xxxxx, de quien el actor reclama la paternidad, para lo cual el Sr. Medico Forense tomo muestras de mucosa bucal a todos y se remitieron al Instituto de Toxicología y Ciencias Forenses de Madrid, el cual remitió dictamen a este juzgado, y en el cual se señala que los hermanos legales del fallecido y el presunto hijo biológico presentan el mismo perfil genético(haplotipo) para los 17 marcadores STRs de cromosoma, señalando anteriormente que estos marcadores STR se transmiten exclusivamente de padres a Hijos Varones.

Llegando a la conclusión en el dictamen pericial que mediante el estudio de STRs autosomicos obtenemos unos valores de probabilidad de paternidad de 99,99% e índice de paternidad(IP 10.750:1), siguiendo dicho dictamen, se expresa que el Haplotipo de STRs específicos de cromosoma Y obtenido a partir de la muestra de xxxxx es coincidente con los haplotipos obtenidos a partir de la muestra de referencia de cada uno de los dos hermanos del presunto padre fallecido, finalizando sus conclusiones que los resultados obtenidos en el análisis de polimorfismos de ADN mediante técnicas de amplificación genética no permiten excluir al fallecido xxxxxxxxx( Perfil genético deducido a partir de sus dos hermanos) como padre biológico de D. xxxxxxx.

Por tanto, de la prueba biológica practicada se desprende que existe un porcentaje de 99,99% de probabilidad de paternidad, por lo que constituye una prueba fiable de que el fallecido xxxxxx era el padre biológico del hoy actor xxxxx, sin que haya sido necesario la exhumación del cadáver de xxxxx, por cuanto que su perfil genético se dedujo a partir de las muestras de sus dos hermanos, como señala el dictamen pericial, y ello al considerarse probada la consanguinidad de éstos respecto del hoy actor, por lo que procede estimar la demanda.

SEPTIMO.- Que, al estimar la demanda y en aplicación de los artículos 113, 115.2, 120.3, 127, todos del Código Civil, y artículos 48 de la Ley del Registro Civil y concordantes, procede declarar que xxxxx es el padre biológico del hoy actor xxxxxx.

OCTAVO.- Es criterio reiterado por la jurisprudencia, que salvo que se aprecie temeridad o mala fe  en el planteamiento de estas cuestiones, que no constan en los actuales litigantes, en los asuntos de índole matrimonial no se procede a la imposición de costas.

Vistos los preceptos legales y razonamientos jurídicos citados

 

PARTE DISPOSITIVA

ESTIMAR la demanda interpuesta por la Procuradora Sra. Herraiz Fernández en nombre y representación de DON xxxxx  frente a xxxxxx, sucedido procesalmente en la persona de sus dos hermanos xxx Y xxxxxx, representados por la procuradora Sra. Carrasco Parrilla, y contra xxxxx Y xxxxxxx, declarando que:

xxxxxxx es hijo biológico y no matrimonial de D. xxxxxx, con todos los efectos inherentes a la indicada declaración, esto es, declarar que D. xxxxxx no es el padre biológico de xxxxx, por lo que este último, xxxxx a partir de la firmeza de esta resolución, tendrá como primer apellido el primero de su padre (xxxxx) y como segundo el primero de su madre (xxxxx).

Firme la presente líbrese comunicación al Encargado del Registro Civil donde consta inscrito el nacimiento, a fin de ordenar que se practiquen las anotaciones y rectificaciones oportunas de manera que se haga constar que D. xxxxxx es el padre biológico de xxxxxxx que tendrá como primer apellido el primero de su padre (xxxxxx) y como segundo el primero de su madre (xxxxxxx)

No procede la condena en costas.

Líbrese testimonio de la presente el cual se llevará a los autos de su razón quedando el original en el presente libro.

Notifíquese esta sentencia a las partes, haciéndoles saber que esta resolución no es firme; Contra ella cabe preparar RECURSO DE APELACION  ante este Juzgado en el plazo de CINCO DIAS  a contar desde el siguiente a su notificación, siendo resuelto por la ILTMA. AUDIENCIA PROVINCIAL DE CUENCA.

  Así por esta mi sentencia lo pronuncio, mando, y firmo.

 

PUBLICACIÓN.- Leída y publicada ha sido la presente sentencia por el Sr. Juez que la dictó hallándose celebrando audiencia pública en el mismo día de su pronunciamiento.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres