Blogia
Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Cuenca Juzgado de lo Mercantil

Sentencia en apelación derivada de Juicio de Faltas

Sentencia en apelación derivada de Juicio de Faltas

S E N T E N C I A  NUM.  64/2010

       En la ciudad de Cuenca, a ocho de Septiembre  de dos mil diez.

       VISTOS por el Magistrado de esta Audiencia Provincial Ilmo. Sr. Presidente D. Antonio Díaz Delgado, en grado de apelación, los autos de juicio de faltas número 119/2009, procedentes del Juzgado de Instrucción número dos de los de Cuenca y su partido, seguidos como denunciante xxxxx asistido por el Letrado Don León Ángel Martínez y como denunciado xxxxx, asistido por el Letrado Don Luis Ortega Fernández y como Responsable Civil Directo, MUTUA xxxx asistido por el Letrado Don Luis Ortega Fernández, habiendo sido parte apelada el MINISTERIO FISCAL.             

                          ANTECEDENTES DE HECHO  

 

       PRIMERO.- Por el Juzgado de Instrucción número dos  de Cuenca y su partido se dictó con fecha veintiséis de noviembre de dos mil nueve sentencia, en la que como hechos probados se declara: "Que el 23 de junio de dos mil ocho sobre las 18,30 cuando xxxxx conducía su vehículo con matrícula xxxx -CRY, en la carretera de entrada al pueblo de A., colisiono con una viga de hierro que sobresalía de una carretilla elevadora ocupado  por xxxxx.

         Como consecuencia de la colisión xxxxx sufrió lesiones consistentes en cervicalgia postraumática con contractura paravertebral, requiriendo para su sanidad primera asistencia facultativa, y precisando para su curación de siete días todos ellos impeditivos, y quedando como secuela agravación de ellos impeditivos, y quedando como secuela agravación de artrosis previa al traumatismo valorada en un punto.

       El importe de la reparación del vehículo del denunciante tuvo  un coste  de 3.244,59 euros.

       No ha quedado probado y así se declara que después de la colisión, xxxxx profiriera contra xxxxx  las siguientes expresiones "ya nos la has jugado, como nos ocurra algo por eso te jura que te vamos a matar, chulo de mierda, que te has creído que vas  a hacer lo que tu quieras tu en el pueblo, cacho cabrón, hijo de mala  madre, que eres un chulo de putas".

       Asimismo no ha quedado probado que xxxxx, empujara y zarandeara a Nabor León."

       El fallo o parte dispositiva de la sentencia recurrida es del siguiente tenor literal: "QUE DEBO ABSOLVER Y ABSUELVO LIBREMENTE  del hecho origen de estas actuaciones a xxxxx. Asimismo se declaran las costas de oficio.".

       SEGUNDO.- Notificada la anterior resolución, Doña Rosa María Torrecilla López, Procuradora de los Tribunales en nombre y representación de xxxxx, interpuso recurso de apelación que fue admitido por providencia de fecha  cinco de febrero de dos mil nueve, dándose traslado a las demás partes a fin de que formularan los correspondientes escritos de impugnación o adhesión al recurso.

       TERCERO.- Con fecha diecisiete  de Febrero de dos mil diez,  Doña Maria Josefa Herraiz Calvo,  Procuradora de los Tribunales y de xxxxx y de Mutua General de Seguros, presento escrito impugnando el recurso de apelación.  

       El Ministerio Fiscal presentó escrito impugnando el recurso de apelación, e interesando su integra confirmación.

 

       CUARTO.- Elevadas las actuaciones a esta Audiencia Provincial, recibidas con fecha  veinticinco de marzo de dos mil diez, se procedió a la formación del correspondiente rollo, asignándosele el número del margen y habiéndose observado todas las formalidades legales, nombrándose Ponente el Iltmo. Sr. Presidente Don Antonio Díaz Delgado

HECHOS PROBADOS

                 Se aceptan los de la resolución recurrida.

FUNDAMENTO DE DERECHO

         PRIMERO.-  Es una doctrina reiterada e inconcusa del Tribunal Constitucional, valga por todas las Sentencias del Tribunal Constitucional por ejemplo de 22 de junio 150/2009, que expresa lo siguiente:  "Sobre la vulneración aducida de los derechos a un proceso con todas las garantías y a la presunción de inocencia (Art. 24.2 CE) existe ya reiterada doctrina de este Tribunal, iniciada en la STC 167/2002, de 18 de septiembre (fundamentos jurídicos 9 a 11), y seguida en numerosas Sentencias posteriores (entre las últimas STC 108/2009, de 11 de mayo, fundamento jurídico 3).

         Conforme a esta doctrina constitucional el respeto a los principios de publicidad, inmediación y contradicción, contenidos en el derecho a un proceso con todas las garantías (art. 24.2 CE), impone inexorablemente que toda condena se fundamente en una actividad probatoria que el órgano judicial haya examinado directa y personalmente y en un debate público en el que se  respete la posibilidad de contradicción, por lo que, cuando la apelación se plantee contra una sentencia absolutoria y el motivo de apelación concreto verse sobre cuestiones de hecho suscitadas por la valoración o ponderación de pruebas personales de las que dependa la condena o absolución del acusado resultará necesaria la celebración de vista pública en la segunda instancia, para que el órgano judicial de apelación pueda resolver tomando un conocimiento  directo e inmediato  de dichas pruebas. Del mismo modo es doctrina consolidada que la constatación de la  anterior vulneración determina también la del derecho a la presunción de inocencia (art. 24.2 CE) si los aludidos medios de prueba indebidamente valorados en la segunda instancia son las únicas o esenciales pruebas de cargo en las que se fundamenta la condena."

         SEGUNDO.-  Por  lo tanto a la vista de la citada doctrina no puede existir en apelación una revocación de una sentencia absolutoria; cuando la absolución se ha producido desde el prima de unas pruebas de carácter o naturaleza personal, sin que existan pruebas de naturaleza objetiva como puede ser la prueba documental, que permita una valoración de dicha prueba por el Tribunal de apelación, que sería el supuesto de no necesidad de una presencia directa en la práctica de la prueba, lo cual no acontece en el presente caso.

         De aquí que el recurso deba ser desestimado.

         TERCERO.-  Las costas de la apelación se imponen al recurrente (Articulo 240 de la Ley de Ensuciamiento Criminal).

       Por lo expuesto,

FALLO

Que debo desestimar y desestimo el presente recurso de apelación, confirmando íntegramente la resolución recurrida, imponiendo las costas de la apelación al recurrente.

Notifíquese esta sentencia al Fiscal y demás partes personadas haciéndoles saber que contra la misma no cabe interponer recurso ordinario alguno.

Devuélvanse al Juzgado de procedencia los autos originales con certificación de lo resuelto para su ejecución.

Así por esta mi sentencia; definitivamente juzgando, lo pronuncio, mando y firmo.

PUBLICACIÓN: En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución por el Ilmo. Sr/a. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy fe.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres