Blogia
Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Cuenca Juzgado de lo Mercantil

Sentencia en apelación derivada de Ordinario mercantil 290/2009

Sentencia en apelación derivada de Ordinario mercantil 290/2009

S E N T E N C I A  NUM.   114/2010

       En la ciudad de Cuenca, a  veinticinco de Junio   de dos mil diez.

       Vistos en trámite de recurso de apelación los autos de juicio  Ordinario num. 290/2009 procedentes del Juzgado de Primera Instancia número 2  de los de Cuenca y su partido, promovidos a instancia de DON XXXXX Y DOÑA XXXXX, representados por la Procuradora de los Tribunales  Dopña Yolanda Araque Cuesta y asistida por el Letrado Don Julian Cabello Funez, contra  GRUPO INMOBILIARIO XXXXX S.L. representado por el Procurador de los Tribunales  Don Jose antonio Nuño Fernández y asistido por el Letrado Don Luis Bolas Alfonso, CONSTRUCCIONES Y PROYECTOS XXXXX SL declarada en rebeldía; en virtud de recurso de apelación interpuesto por la demandante, contra la sentencia dictada en primera instancia, de fecha  a  veintidós de noviembre de dos mil nueve; habiendo sido ponente el Ilmo. Sr. Presidente Don Antonio Díaz Delgado. 

ANTECEDENTES DE HECHO

       PRIMERO.- En los autos indicados al margen se dictó sentencia de fecha a  veintidós de noviembre de dos mil nueve, en cuya parte dispositiva se establecía, literalmente: "DESESTIMAR la demanda interpuesta por la Procuradora Doña Yolanda Araque Cuesta en nombre y representación de DON XXXXX  y Doña XXXXXX  contra GUPO INMOBILIARIO XXXXXX SL Y CONSTRUCCIONES Y PROYECTOS XXXXX SL, absolviendo a los demandados de todos los pedimentos efectuados en su contra, con expresa condena en costas a la parte actora.".

       SEGUNDO.- Contra la anterior sentencia se preparó y después interpuso por  Doña Yolanda Araque Cuesta Procuradora de los Tribunales, en nombre y representación de Don XXXXXX y Doña XXXXX, recurso de apelación en tiempo y forma, recurso que fue admitido a medio de providencia de fecha  veintiséis de Enero de dos mil diez, dándose traslado a las partes contrarias para que pudiera presentar escrito de oposición al recurso o impugnar la sentencia en aquellos extremos que pudieran resultarles desfavorables.

       Con fecha once de Febrero de dos mil diez, Don José Antonio Nuño Fernández, Procurador de los Tribunales y de la  mercantil Grupo Inmobiliario Tormo Alto S.L.  presento escrito  oponiéndose  al recurso interpuesto.

 

       TERCERO.- Recibidas las actuaciones en esta Audiencia Provincial, con fecha a veintitrés de Febrero de dos mil diez, se procedió a formar el correspondiente rollo, asignándosele el número del margen, turnándose ponencia y habiéndose cumplido la totalidad de las previsiones legales, sin que se estimara necesaria la celebración de vista, y señalándose para que tuviera lugar la correspondiente deliberación, votación y fallo el día  dos de junio de dos mil diez.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.-  El presente recurso de apelación debe ser íntegramente desestimado, pues este Tribunal considera que en modo alguno la sentencia recurrida al dictarse este asentada en una cláusula nula de pleno derecho, diciéndose al respecto que el énfasis e hincapié que el recurrente hace sobre tal cláusula abusiva (4ª estipulación del contrato) no ha sido sometido ha consideración en la primera instancia, planteándolo al recurrente como una cuestión nueva en esta apelación.

SEGUNDO.-  No obstante a fin de dar una respuesta sobre tal situación en modo alguno se puede decir que la cláusula 4ª  sea abusiva, pues establece una  prorroga en caso de causa de fuerza mayor, o de supuestos sobrevenidos, ­­­­­­­­derivados de actuaciones de las administraciones publicas o locales, lo cual ni es extraño, ni exagerado, y en todo caso fue admitido por los recurrentes/demandantes.

TERCERO.-  Para la resolución contractual pretendida por los demandantes/recurrentes hemos de encontrarnos con una actitud de los apelados/demandados totalmente reacia al cumplimiento contractual. Dicho de otra manera, doctrinal y jurisprudencialmente solamente una conducta deliberadamente obstativa  al cumplimiento de lo pactado  puede dar lugar la resolución contractual, lo que implica que no basta para dar lugar a dicha resolución el mero retraso puntual que  además temporalmente no tenga una incidencia suficientemente prolongada. De aquí que este Tribunal haga suyos los atinados razonamientos contenidos en la sentencia recurrida en el último párrafo del fundamento de derecho cuarto,  y la conclusión a la que llega la juez de instancia apoyándose en el documento obrante en autos, folio 227 del procedimiento, en relación con el documento (3) de los aportados con la demanda (folio 131 del procedimiento) donde se expresa que el certificado final de obra fue visado en el Colegio de Arquitectos de Castilla La Mancha el 18/10/2007. Luego si según el contrato la vivienda y trastero y garaje debía ser entregado  antes del 30 de Noviembre de 2007, parece claro que la vivienda se terminó con anterioridad a dicha fecha, justificando los apelados por medio del certificado  obrante al folio 227, expedido por el Excelentísimo Ayuntamiento de O., el porque se retraso la entrega efectiva de los inmuebles  adquiridos, debido a una decisión de la  corporación municipal, ajena a los intereses de las partes, dado que durante un tiempo, se quiso preservar  por la institución municipal, un local-almacén ubicado  dentro de una de las calles proyectadas, de la nueva urbanización, evitando el uso de los  inmuebles adquiridos, hasta que se pudo demoler el local-almacén,  al encontrar el Ayuntamiento otro local, para ser  utilizado por quien  lo hacia hasta ese momento, (Asociación Musico-Cultural), haciendo que se retrasara la finalización de las obras de la urbanización y por consiguiente  la solicitud de la  licencia de ocupación, que fue solicitada el 27/02/2008, siendo concedida dicha licencia (Documento 5 de la contestación a la demanda)- folio 133 del procedimiento, el 15/04/2008.

En conclusión ninguna  conducta obstativa grave, ni rebelde en el cumplimiento de sus obligaciones contractuales cabe oponer a los apelados, y por ello el recurso debe  ser desestimado.

CUARTO.-  Las costas  de esta alzada se imponen al recurrente (Articulo 398 de la Ley de Enjuiciamiento Civil).

Por lo expuesto,

FALLAMOS

       Que debemos desestimar y desestimamos el presente recurso de apelación, confirmando la resolución recurrida, imponiendo las costas de esta alzada al recurrente.

       Contra esta resolución no cabe recurso alguno.        

       Así por esta nuestra sentencia de la que se unirá certificación al rollo de Sala y otra a los autos originales para su remisión al Juzgado de procedencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACIÓN: En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución por el Ilmo. Sr/a. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy fe.

SENTENCIA DICTADA EN PRIMERA INSTANCIA

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres