Blogia
Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Cuenca Juzgado de lo Mercantil

Sentencia en Juicio Verbal 609/2009

Sentencia en Juicio Verbal 609/2009

 

SENTENCIA nº 59/2010

En Cuenca, a 14 de mayo de dos mil diez.

Vistos por Mª Milagros García Marugán, Magistrada-Juez Stta del Juzgado de 1ª Instancia nº 2 de los de Cuenca y su partido, los presentes autos de JUICIO VERBAL en reclamación de cantidad, reseñados con el nº 609/09, seguidos entre partes, de un lado, como demandante la mercantil xxxxxxx S.L. y en su nombre y representación D. xxxxxxx representado por la Procuradora Sra. Torrecilla López y asistido por el Letrado Sr. Jouve Fernández de Ávila y, de otro lado, como demandado, la mercantil TALLERES xxxxxx S.C.P., D. xxxxxx y la aseguradora SOLISS MUTUALIDAD DE SEGUROS Y REASEGUROS A PRIMA FIJA representada por la Procuradora Sra. Martorell Rodríguez.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- Por la Procuradora Sra. Torrecilla López, en la representación indicada, se presentó demanda frente a la expresada demandada en la que tras alegar los hechos y fundamentos de derecho que estimó de aplicación, terminó con la súplica de que se dictara sentencia por la que estimando la demanda, se condene a la demandada a abonar a la mercantil xxxxxx S.L., la cantidad de 2.129,99 euros, intereses legales y costas del procedimiento.

SEGUNDO.- Mediante Auto de fecha 4 de noviembre de 2009, se admitió a trámite la demanda, emplazando a las partes para el acto de la vista.

TERCERO.- El día señalado para la vista, la misma tuvo lugar, compareciendo ambas partes debidamente representadas y asistidas, solicitando la parte actora la suspensión de la vista y nuevo señalamiento, por falta de citación de un testigo presencial, por SSª se acuerda la suspensión emplazándose a las partes presentes para nuevo acto de vista.

CUARTO.- El día señalado para la vista, la misma tuvo lugar, compareciendo ambas partes debidamente representadas y asistidas, ratificándose la parte actora en su demanda, oponiéndose la parte demandada haciendo las alegaciones que estimó oportunas. Abierto el período probatorio, la parte actora propuso: testifical y la documental obrante en las actuaciones; la parte demandada propuso: documental, pericial. Admitidas las pruebas propuestas a excepción del parte amistoso aportado por MAPFRE, las mismas se practicaron con el resultado que obra en autos. Tras lo cual, quedaron los autos vistos para dictar sentencia.

QUINTO.- En la tramitación del presente procedimiento se han observado las prescripciones legales.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- El artículo 1 de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor dispone en su apartado 1°, párrafo 3°, que el conductor de vehículo a motor responderá, en el caso de daños en los bienes, frente a terceros, cuando resulte civilmente responsable según lo establecido en los artículos 1902 y siguientes del Código Civil. Rige, por tanto, el principio de responsabilidad extracontractual previsto en los citados artículos del Código Civil y que determina la necesidad de comprobar, para declarar su existencia, si, además de daños, éstos se han producido como consecuencia de la conducta culposa o negligente de la parte que los haya causado.

Según reiterada jurisprudencia del Tribunal Supremo (sentencia de 29 de abril de 1994, entre otras), en caso de colisión mutua de vehículos es quien demanda quien debe probar que concurren los requisitos del artículo 1902 del Código Civil, sin que sea aplicable el principio de inversión de la carga de la prueba. Por tanto, en el presente caso, recae sobre cada una de las partes la carga de probar no sólo la actuación culposa del otro conductor sino además que su comportamiento ha sido del todo correcto.

 

SEGUNDO.- Manifiesta la testigo presencial, propuesta por el actor, que el día 14 de febrero de 2008 alrededor de las 10,30 horas, el vehículo marca “Sanyoung” y matrícula CU-xxxx-I se encontraba estacionado en el Polígono “El Pocillo” nº 5 de esta ciudad, cuando al incompararse el  vehículo camión-furgoneta marca “Iveco” con matricula CU-xxxx-F un poco rápido a la calle citada que conducido por D. xxxxxx, colisiono con la parte izquierda trasera del turismo, causándole daños por importe de 2.129,99 euros (documento 5 de la demanda)


Por su parte, el perito propuesto por la parte demandada del examen del vehículo camión-furgoneta marca “Iveco” con matricula CU-xxxxx-F, manifiesta que la chapa del mismo se encontraba arrastrada desde la parte cercana al piloto lateral derecho hacia atrás, prueba de que el impacto es producido por el  vehículo marca “Sanyoung” y matrícula CU-xxxx-I  cuando se inició la maniobra de marcha atrás para salir del estacionamiento, invadiendo el carril por el que circulaba la furgoneta colisionando contra la misma.

No ha sido objeto de controversia en el presente pleito ni la titularidad de los vehículos, ni su aseguramiento, ni la existencia de los daños. Tampoco ha sido discutida la cuantía de la reparación de los daños, que ha resultado acreditada por la documental obrante en las actuaciones, por la factura incorporada a las actuaciones y que no ha sido impugnada.

TERCERO.- La controversia se centra, por tanto, en cuál de los conductores colisiono contra el otro vehículo.

El artículo 19 del Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo, por el que se aprueba el texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de vehículos a motor y Seguridad Vial dispone que “Todo conductor está obligado a respetar los límites de velocidad establecidos y a tener en cuenta, además, sus propias condiciones físicas y psíquicas, las características y el estado de la vía, del vehículo y de su carga, las condiciones meteorológicas, ambientales y de circulación y, en general, cuantas circunstancias concurran en cada momento, a fin de adecuar la velocidad de su vehículo a las mismas, de manera que siempre pueda detenerlo dentro de los límites de su campo de visión y ante cualquier obstáculo que pueda presentarse.”

Por otro lado, los artículos 17 y 18  del Reglamento General de Circulación establecen que “Los conductores deberán estar en todo momento en condiciones de controlar sus vehículos…….

Al aproximarse a otros usuarios de la vía, deberán adoptar las precauciones necesarias para su seguridad,……..”

“El conductor de un vehículo está obligado a mantener…… la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía”.

Partiendo de los citados preceptos es necesario determinar si fue el turismo matrícula CU-xxxx-I el que inició la maniobra para salir del estacionamiento desplazando el vehículo hacia atrás, antes de que furgoneta matricula CU-xxxx-F llegara al lugar de la colisión, en cuyo caso la furgoneta debería haberlo advertido y haberse abstenido de realizarla; o, si por el contrario, ésta se había incorporado a la vía a una velocidad inadecuada encontrándose con un vehículo que estaba estacionado en doble fila y al evitar la colisión con el mismo realiza una maniobra brusca de incorporación a la vía de sentido de la marcha, colisionando con el turismo aparcado.

CUARTO.-  En cuanto a la mecánica del accidente, las pruebas practicadas en el juicio han consistido en la prueba obrante en las actuaciones más la aportadas, la declaración  de la testigo presencial y del perito; queda constancia de que alrededor de las 10;30 horas del día 14 de febrero de 2008, en el Polígono “El Pocillo” nº 5 de esta ciudad, cuando estando estacionado el vehículo  marca “Sanyoung” y matrícula CU-xxxx-I, propiedad de la mercantil TALLERES xxxxxxxx S.C.P. y conducido por D. xxxxx, circulaba por las inmediaciones del lugar el vehículo camión-furgoneta marca “Iveco” con matricula CU-xxxx-F cuando al incorporarse  a velocidad inadecuada a la citada calle, encontradose de improviso un vehículo estacionado en doble fila, que al evitar al mismo realizo una maniobra brusca de incorporación al vial del sentido de la marcha, colisionando la furgoneta con la parte trasera del turismo, causándole daños por importe de 2.129,99 euros (documento 5 de la demanda), los cuales fueron reparados por “Talleres Vibamotor, S.L” de Cuenca.

En el parte amistoso aportado con la demanda (Doc. Número 1), el conductor de la furgoneta D. xxxxxxx manifestó que el accidente se produjo como consecuencia de la maniobra del  turismo al salir el estacionamiento sin mirar los retrovisores y cederle el paso. Por su parte, el conductor del turismo, manifestó en el referido parte que la colisión se produjo porque la furgoneta al tratar de evitar la colisión con el vehículo estacionado en doble fila realiza una maniobra brusca provocando la colisión con su turismo. Por tanto, ya en el parte amistoso ambos conductores mantenían su posición actual.

Del referido parte amistoso del accidente y de la documental incorporada con ambas demandas resulta que los daños en la furgoneta  se localizaron en la parte frontal lateral derecha, mientras que los del turismo se produjeron en la parte trasera izquierda.

Pues bien, a la vista de la localización de los daños resulta patente que cuando se produce la colisión el turismo se encontraba estacionado, por lo que debe concluirse que la furgoneta colisiono con el turismo cuando se intentó incorporar a la vía del sentido de la marcha.

En el acto de la vista, la testigo Dª. xxxxx, empleada del taller delante del cual de encontraba aparcado el turismo matrícula CU-xxxx-I, manifestó que el mismo se encontraba perfectamente estacionado y que ella salio a atender al conductor del mismo cliente del taller, cuando vio a la furgoneta como que iba un poco rápido y como golpeo al turismo en la parte posterior izquierda

Es cierto que la declaración del testigo haría compatible la localización de los daños en ambos vehículos con la versión de los hechos que sostiene la representación de la mercantil xxxxx S.L.

Así pues, debemos concluir que la colisión se produjo por culpa exclusiva del conductor de la furgoneta, quien procedió a efectuar la maniobra brusca de incorporación a la vía sin haber comprobado previamente que lo podía hacer sin peligro y, por tanto, sin adoptar las precauciones exigidas en el artículo 19 de la Ley de Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial y en el artículo 45 del Reglamento General de Circulación a fin de a fin de adecuar la velocidad de su vehículo a las mismas, de manera que siempre pueda detenerlo dentro de los límites de su campo de visión y ante cualquier obstáculo que pueda presentarse.

Sentado lo anterior, procede estimar la demanda presentada por la mercantil xxxxxx S.L., condenando a TALLERES xxxxxxxx S.C.P. y a la aseguradora SOLISS, MUTUALIDAD DE SEGUROS Y REASEGUROS A PRIMA FIJA  a abonar, solidariamente, a aquél la cantidad reclamada en la demanda, esto es, 2.129,99 euros.


QUINTO.-  El artículo 9 de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor, dispone, con remisión al artículo 20 de la Ley de Contrato de Seguro, la imposición de intereses por mora cuando el asegurador no hubiera satisfecho o consignado la indemnización por daños y perjuicios en el plazo de tres meses desde la producción del siniestro. Estos intereses moratorios consistirán en el interés anual equivalente al interés legal del dinero incrementado en un 50%  y no podrá ser inferior al 20% transcurridos dos años desde la producción del siniestro.

Dicho precepto es aplicable, puesto que la fecha del siniestro fue el 14  de febrero 2008 y hasta el momento no se ha producido el pago o consignación de la indemnización debida por parte de la compañía aseguradora SOLISS, MUTUALIDAD DE SEGUROS Y REASEGUROS A PRIMA FIJA.

SEXTO.- De conformidad con lo dispuesto en el artículo 394.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, las costas deben imponerse a la parte que ha visto desestimadas sus pretensiones.

FALLO

Que estimando la demanda presentada por la Procuradora de los Tribunales Dª Rosa Mª Torrecilla López, en nombre y representación de la mercantil xxxxx S.L., debo condenar y condeno a TALLERES xxxxx S.C.P. y a la aseguradora SOLISS, MUTUALIDAD DE SEGUROS Y REASEGUROS A PRIMA FIJA a abonar, solidariamente, a la mercantil xxxxx S.L., la cantidad reclamada en la demanda, esto es, 2.129,99 euros.

La compañía aseguradora deberá abonar los intereses del artículo 20 de la Ley de Contrato de Seguro devengados desde la fecha del accidente (14  de febrero 2008) hasta su completo pago.

Se condena a TALLERES xxxxxxx S.C.P. y a la aseguradora SOLISS, MUTUALIDAD DE SEGUROS Y REASEGUROS A PRIMA FIJA  a abonar, solidariamente las costas de la demanda interpuesta por dicha mercantil xxxxx S.L.

Notifíquese esta resolución a las partes, haciéndoles saber que contra la misma cabe recurso de apelación en el plazo de cinco días, que se interpondrá ante este Juzgado y del que conocerá la Audiencia Provincial.

Así lo acuerdo y firmo,

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres