Blogia
Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Cuenca Juzgado de lo Mercantil

Sentencia en apelación derivada de cotos de caza

Sentencia en apelación derivada de cotos de caza

SENTENCIA Nº 48/2010  

 

ILMOS. SRES.:                                         

PRESIDENTE:                               

         SR. DÍAZ DELGADO 

MAGISTRADOS:                                              

         SR. CASADO DELGADO

         SRA. VICENTE DE GREGORIO.                              

En Cuenca,  a  nueve de abril de dos mil diez.

Vistos ante esta Audiencia Provincial, en trámite de recurso de apelación, los autos del Juicio Verbal nº 734/2008, procedentes del Juzgado de Primera Instancia nº 3 de Cuenca, promovidos a instancia de Dña. XXXXXXX,  representada por la Procuradora de los Tribunales Sra. Martorell Rodríguez y asistida por el Letrado Sr. Jouve Fernández de Ávila, contra la entidad el COTO DE CAZA Nº 10923  "XXXXX", representado por la Procuradora de los Tribunales Sra. Carrasco Parrilla y asistido por el Letrado Sr. Arias Rebenaque; en virtud de recurso de apelación interpuesto por la demandante, contra la sentencia dictada en primera instancia de fecha 20 de julio de 2009; habiendo sido Ponente la Magistrada Ilma. Sra. Dña. Marta Vicente de Gregorio.

ANTECEDENTES DE HECHO

 

-I-

 

En los autos indicados al margen, por el Juzgado de Primera Instancia nº 3 de Cuenca se dictó sentencia, de fecha 20 de julio de 2009, cuyo Fallo era del siguiente tenor literal: "Que desestimado la demanda presentada por la representación procesal de Dña.XXXXXXXX, frente al coto de caza CU-10923 XXXXXX:

         1.- Absuelvo al coto de caza CU-10.923 XXXXXX de todos los pedimentos deducidos en su contra.

         2.- Condeno a Dña. XXXXXXX al pago de las costas procesales".

 

-II-

Notificada la anterior resolución a las partes, por la representación procesal de la parte demandante se preparó e interpuso, en tiempo y forma, recurso de apelación contra la sentencia reseñada.

-III-

Admitido a trámite el recurso de apelación y efectuado el traslado a la parte contraria, por la representación procesal de la parte demandada, se presentó escrito de oposición al recurso  de apelación.

-IV-

Recibidas las actuaciones en esta Audiencia Provincial, se procedió a formar el correspondiente Rollo de Apelación asignándole el nº 324/2009 turnándose ponencia la Magistrada a Ilma. Sra. Dña. Marta Vicente de Gregorio, y señalándose para que tuviera lugar la correspondiente deliberación, votación y fallo el día 23 de marzo de 2010.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

-I-

         Frente a la sentencia dictada en la instancia que desestima la demanda origen de la presente litis, a través de la cual se ejercitaba acción de responsabilidad extracontractual (artículo 1902 del Código Civil) contra el coto de caza nº 10.923 "XXXXXXX", reclamando los daños materiales sufridos en el vehículo de la actora como consecuencia de la irrupción en la calzada de un ciervo en el punto kilométrico 34,7 de la carretera CM-210, el pasado día 3 de enero de 2008, donde se encuentra ubicado el coto demandado, basando su pretensión en el hecho de que aquel día por parte de los integrantes del coto se llevaron a cabo actividades de cebado de animales, lo que provocó que los mismos tuviesen un comportamiento nervioso y deambulatorio; pretensión desestimada por no acreditarse que el origen de los daños fuera consecuencia directa de la acción de cazar  de negligencia en la conservación del coto; se interpone recurso de apelación en el que se manifiesta un pretendido error en la valoración de la prueba padecido por el juzgador a quo, manifestando en síntesis, que tal acción llevada a cabo por los integrantes del coto, son actividades preparatorias de la acción de cazar, o cuanto menos, propias de la conservación del acotado.

 

-II-

El recurso no merece acogimiento, pues como dice la sentencia de instancia, esta Sala ha resuelto con criterio unánime, desde que entró en vigor la Disposición Adicional 9ª de la Ley 17/2005, de 19 de julio, de inmediata aplicación, que ya no existe una responsabilidad objetiva, sino que se establece una responsabilidad por culpa imputable al conductor cuando incumpla las normas de circulación y al coto cuando el accidente sea consecuencia directa de la acción de cazar o de una falta de diligencia en la conservación del terreno acotado, siendo el demandante-apelante el que debe probar los hechos constitutivos de su pretensión para que nazca la responsabilidad patrimonial del demandado-apelado.

         A tenor de lo anterior, la valoración probatoria efectuada por el juzgador de instancia es razonada y razonable conforme a las circunstancias y datos concurrentes en el presente caso, pues además de no haberse acreditado debidamente que el día del siniestro se produjera el cebado de los animales, tampoco puede considerarse acreditado que la invasión del animal en la carretera fuera consecuencia directa de la acción de cazar tal y como exige el precepto y conforme a la legislación vigente de la Ley 1/1970, de 4 de abril, de Caza, en su artículo 2 señala que es la acción ejercida por el hombre mediante el uso de artes, armas o medios apropiados para buscar, atraer, perseguir o acosar a los animales definidos en esta Ley como piezas de caza (artículo 4), con el fin de darles muerte, apropiarse de ellos o de facilitar su captura por tercero. Por tanto, sólo cuando el atropello traiga causa directa, eficiente y adecuada en esa acción de cazar que conlleve a la irrupción del animal acorralado o perseguido en la carretera, permitirá atribuir la responsabilidad por los daños causados en el accidente a los titulares de los aprovechamientos cinegéticos o en su defecto, a los propietarios del terreno.

Añadidamente, en cuando a la falta de diligencia en la conservación del acotado, ya manifestó esta Audiencia que el concepto "conservación del coto" presenta una naturaleza indeterminada, en tanto no aparece reconocido de forma expresa o regulado ni en la Ley de Caza ni en su Reglamento, y examinada la prueba obrante en autos no podemos compartir la conclusión a la que llega el apelante, pues no se ha probado, cuestión esta que incumbía a dicha parte, que el cebado de los animales fuera inadecuado o negligente.

-III-

         En cuanto a las costas devengadas en la presente alzada,  por disposición del artículo 394 en relación con el 398 de la Ley de Enjuiciamiento Civil se imponen a la parte apelante.

Vistos los preceptos legales citados y demás de general y pertinente aplicación

 

FALLAMOS

Que debemos desestimar y desestimamos íntegramente el recurso de apelación interpuesto por la Procuradora del los Tribunales Dña. Sonia Martorell Rodríguez, en nombre y representación de Dña. XXXXXXXX contra la sentencia de fecha 20 de julio de 2009 del Juzgado de Primera Instancia nº 3 de Cuenca, y en su consecuencia, debemos CONFIRMAR Y CONFIRMAMOS íntegramente la resolución recurrida, con expresa condena en costas de esta alzada a la parte recurrente.

        Cúmplase lo establecido en los artículos 248.4º de la Ley Orgánica del Poder Judicial y 208.4º de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

        Así por esta nuestra sentencia de la que se unirá certificación al rollo de Sala y otra a los autos originales para su remisión al Juzgado de procedencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

 

 

PUBLICACIÓN: En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución por el Ilmo. Sr/a. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy fe.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres