Blogia
Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Cuenca Juzgado de lo Mercantil

Sentencia en Incidente concursal 277/09 y acumulados derivados de Cno 759/2008

Sentencia en Incidente concursal 277/09 y acumulados derivados de Cno 759/2008

SENTENCIA Nº 18/2010 (mercantil)

En Cuenca, a nueve de marzo de dos mil diez.

Vistos por Dª Mª Carmen Buendia Rubio, Magistrada-Juez Stta. del Juzgado de 1ª Instancia nº 2 de los de Cuenca y su partido, con competencia exclusiva en materia mercantil, los presentes autos sobre INCIDENTE CONCURSAL  nº 277/09, interpuesto por la AGENCIA ESTATAL TRIBUTARIA representada por el Abogado del Estado; INCIDENTE CONCURSAL nº 298/09 instado por LA TESORERÍA GENERAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL representada por el Letrado de la Administración de la Seguridad Social; INCIDENTE CONCURSAL nº 325/09 instado por la mercantil “F. S.A.” representada por la Procuradora Sra. Carrasco Parrilla y asistida por el Letrado Sr. D. Guillermo Regalado Nores; INCIDENTE CONCURSAL nº 326/09 instado por la mercantil  “H. S.L.” representada por la Procuradora Sra. Carrasco Parrilla y asistida por el Letrado Sr. D. Benjamín García Rosado y Caro, constando como parte demandada la ADMINISTRACIÓN CONCURSAL  de la mercantil “COMBUSTIBLES ECOLÓGICOS BIOTEL S.L.” (CON nº 759/08), representada por la Procuradora Sra. Melero de la Osa.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- Por el Abogado del Estado en nombre y representación de la AEAT se presentó demanda promoviendo incidente concursal contra la Administración Concursal del Concurso Necesario nº 759/08 respecto a la calificación de las facturas rectificativas de I.V.A., considerando que procede su calificación como la de créditos contra la masa y no como la de créditos concursales; solicitando mediante otrosí digo la aplicabilidad del art. 77 de la LGT para el caso de que el procedimiento no concluya por convenio, interesando que una vez se aperture la fase de liquidación, la clasificación de los créditos debe regirse por la aplicación del art. 77,1º de la LGT.

 

SEGUNDO.- Por el Letrado de la Seguridad Social en nombre y representación de la Tesorería General de la Seguridad Social se presentó demanda contra la Administración Concursal del Concurso Necesario nº 759/08 en la que tras alegar los hechos y fundamentos de derecho que estimó de aplicación, terminó con la súplica de que se dictara sentencia por la que se proceda a incluir en la lista de acreedores, el crédito de su representada como crédito contra la masa, por importe de 2.285,18 euros.

  

TERCERO.- Por la Procuradora Sra. Carrasco Parrilla en nombre y representación de la mercantil “F. S.A.” se presentó demanda en la que tras alegar los hechos y fundamentos de derecho que estimó de aplicación, terminó con la súplica de que se dictara sentencia por la que ordene revisar la clasificación del crédito en el sentido de considerarlo como ordinario, con imposición de costas a la demandada.

 

CUARTO.- Por la Procuradora Sra. Carrasco Parrilla en nombre y representación de la mercantil “H. S.L.” se presentó demanda frente a la Administración Concursal del Concurso Necesario nº 759/08, impugnando la lista de acreedores, en la que tras  alegar los hechos y fundamentos de derecho que estimó de aplicación, terminó con la súplica de que se dictara sentencia por la que se ordene revisar la clasificación del crédito reconocido a su representada, en el sentido de considerarlo como ordinario (en lugar de subordinado), con imposición de las costas procesales a los demandados. 

QUINTO.- Mediante Auto de fecha 4 de junio de 2009 se acordó la acumulación de los cuatro incidentes a resolver conjuntamente.

SEXTO.- Contestados por la parte demandada los incidentes dentro del plazo conferido al efecto,  realizando las alegaciones que estimó oportunas, quedaron los autos conclusos y vistos para dictar sentencia.

SEPTIMO.- Por el Letrado de la Administración de la Seguridad Social se presentó escrito en fecha 14 de enero de 2010 solicitando el desistimiento de su demanda incidental, contestando la parte demandada en el sentido de no consentir dicho desistimiento, con imposición de costas a la parte demandante.

OCTAVO.- En la tramitación del presente procedimiento se han observado las prescripciones legales.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- El Abogado del Estado, en nombre y representación de la AEAT presentó demanda promoviendo incidente concursal contra la Administración Concursal del Concurso Necesario nº 759/08 respecto a la calificación de las facturas rectificativas de I.V.A., considerando que procede su calificación como la de créditos contra la masa y no como la de créditos concursales. Por tanto procede desestimar dicha pretensión.

Solicita mediante otrosí digo la aplicabilidad del art. 77 de la LGT para el caso de que el procedimiento no concluya por convenio, interesando que una vez se aperture la fase de liquidación, la clasificación de los créditos debe regirse por la aplicación del art. 77,1º de la LGT. Al respecto, hay que referenciar que dicha cuestión, la de la consideración de las facturas rectificativas de I.V.A.,  ha sido resuelta por el Tribunal Supremo (STS de 1-9-2009) en el sentido de reconocerlo como crédito concursal y no como crédito contra la masa, fijando como doctrina que “los créditos por IVA contra el deudor por hechos imponibles anteriores a la declaración del concurso, con independencia del momento de conclusión del plazo para la liquidación, constituye crédito concursal”.

Solicita la AEAT, mediante otrosí, la aplicabilidad del art. 77 de la LGT para el caso de que el procedimiento no concluya por convenio, debiendo regirse la clasificación de los créditos, para el caso en que se declarase la apertura de liquidación del concursado, por lo dispuesto en el art. 77,1 de la LGT. Dicho precepto pretende extraer de los efectos del concurso a los créditos tributarios cuando finalice por liquidación y esta es la finalidad de la AEAT con su pretensión en la presente demanda. Dicha cuestión ha sido analizada por diversas Audiencias provinciales, así, la Sección XV de la A.P. de Barcelona de fecha 19-7-2006 que a su vez, se remite a la sentencia de fecha 29-6-2006: “Efectivamente, para la resolución de la presente controversia debemos partir de la consideración de que la Ley Concursal constituye una ley especial respecto de las normas generales que regulan la concurrencia y prelación de los créditos fuera de la situación de concurso. La especialidad de la situación del  estado de insolvencia declarado con la apertura del concurso es la que explica la voluntad del legislador, reflejada en el art. 89,2 LC, de que en estos casos, los créditos concursales queden afectados por la situación concursal conforme a las  reglas previstas en la propia Ley Concursal y en concreto, conforme a la clasificación prevista en los arts. 89 y ss de la LC y las normas que regulan la incidencia de esta clasificación en la aprobación y los efectos del convenio (arts. 122, 125 y 134 de LC) o el orden de prelación para el cobro en caso de abrirse la liquidación (arts. 154 y ss de LC). La especialidad viene justificada por la excepcionalidad que supone la situación concursal, que presupone la imposibilidad de un deudor común de hacer frente a sus obligaciones exigibles (art.2,2 LC) actual o próxima y que exige un tratamiento especial de los créditos afectados por el concurso presidido por el principio de la “pars condictio creditorum” como regla general, debiendo ser sus excepciones contadas y justificadas. Además y en aras a una mayor claridad, el legislador ha querido que no se admitan más privilegios dentro del concurso que los regulados por la propia Ley Concursal, de modo que cualquier ley posterior que quiera variar el régimen de clasificación de créditos del concurso, debe modificar expresamente la Ley Concursal.” De hecho, con la aprobación de la Ley Concursal, para sujetar todos los créditos del deudor concursado a las reglas en ella contenidas, no hubieran sido necesarias las disposiciones adicionales que modificaron las normas legales que regulaban los distintos créditos a los que fuera del concurso se les reconoce preferencias de cobro. De no haberse introducido estas disposiciones adicionales, no por ello hubiera dejado de aplicarse la ley concursal no sólo por tratarse de una ley posterior sino sobre todo por su especialidad, cuando el deudor es declarado en concurso de acreedores.

En el caso del crédito tributario, se da la circunstancia de que la Ley General Tributaria sufrió una nueva regulación aprobada unos meses después de la Ley Concursal, en concreto, por Ley 58/2003 de 17 de diciembre. Aunque nada se regulara  a continuación, se entiende por una interpretación sistemática de las normas del ordenamiento jurídico, que este régimen general queda sustituído, en caso de concurso de acreedores, por el especial previsto en la Ley Concursal. De ahí que la regulación contenida en el art. 77,2 de la LGT resulte superflua, pues aunque no se contuviera, seguiría siendo aplicable a dichos créditos la Ley Concursal, no sólo en el supuesto de convenio sino también en caso de liquidación. No cabe interpretar la omisión del precepto a la liquidación concursal, como una exclusión de la aplicación de la Ley Concursal a los créditos tributarios, cuando se opte por esa solución concursal. 

En atención a lo expuesto, no procede acoger la pretensión de la AEAT solicitada mediante otrosí.

 

SEGUNDO.- Respecto de la pretensión del Letrado de la Seguridad Social en nombre y representación de la Tesorería General de la Seguridad Social referente a la inclusión  en la lista de acreedores, del crédito de su representada como crédito contra la masa, por importe de 2.285,18 euros. Al respecto, la Administración Concursal se opone alegando que se trata de un importe que proviene del mes de enero de 2009 correspondiente a las cotizaciones a la Seguridad Social de los trabajadores durante dicha mensualidad los cuales deben ser abonados antes del 28 de febrero de 2009, liquidación que se produjo en fecha 27-02-09, por tanto no existe dicha deuda, hecho que confirma el desistimiento posterior de dicho actor (art. 20 de la LEC), no siendo aceptado por la parte demandada. Por lo que debe desestimarse la petición inicial de la parte actora.  

 

TERCERO.- Por la Procuradora Sra. Carrasco Parrilla en nombre y representación de la mercantil “F. S.A.” se instó impugnación de la lista de acreedores, interesando la revisión de la clasificación del crédito reconocido a su representada, derivada de operaciones de la concursada avaladas por la parte actora quien tuvo que hacer frente a las mismas en el año 2009, en el sentido de considerar dicho crédito como ordinario, en lugar de subordinado. Al respecto la parte demandada justifica su inclusión como crédito subordinado del artículo 92,5º de la Ley Concursal “Son créditos subordinados:....5º Los créditos de que fuera titular alguna de las personas especialmente relacionadas con el deudor a las que se refiere el artículo siguiente, excepto los comprendidos en el nº 1 del artículo 91, cuando el concursado sea persona natural”, estableciendo el artículo 93,2º : “Se consideran personas especialmente relacionadas con el concursado persona jurídica: 1º.- Los socios que conforme a la Ley sean personal e ilimitadamente responsables de las deudas sociales y aquellos otros que sean titulares de, al menos, un 5% del capital social, si la sociedad declarada en concurso tuviera valores admitidos a negociación en mercado secundario oficial, o un 10% si no los tuviera. 2º.- Los administradores de hecho o de derecho, los liquidadores del concursado persona jurídica y los apoderados con poderes generales de la empresa, así como quienes lo hubieren sido dentro de los dos años anteriores a la declaración del concurso. 3º .- Las sociedades que formen parte del mismo grupo que la sociedad declarada en concurso y sus socios. Conforme al art. 93,3º de la LC: “Salvo prueba en contrario, se presumen personas especialmente relacionadas con el concursado, los cesionarios o adjudicatarios de créditos pertenecientes a cualquiera de las personas mencionadas en los apartados anteriores, siempre que la adquisición se hubiere producido dentro de los dos años anteriores a la declaración del concurso”.
Al respecto, la parte actora alega que no es socio ni administrador de la concursada y que tampoco forman parte ambas empresas de un grupo de empresas, si bien, no se puede obviar la relación entre la mercantil demandante y la demandada, así, D. A., Administrador Único de la mercantil demandada, forma parte del órgano de administración de la parte actora, ostentando la condición de Apoderado, Presidente y Consejero Delegado de la mercantil actora (documental aportada en las actuaciones por la parte demandada). Coincidiendo con la demandada en sus argumentos, así, en lo referente al carácter difuso de la figura de “personas especialmente relacionadas con el deudor”, limitándose la Ley a establecer un númerus clausus, siendo desarrollado en muchas ocasiones por la propia casuística, así, la jurisprudencia viene admitiendo como tal a las personas que en la práctica ostentan el poder de decisión de la sociedad, a quienes por razón de parentesco, por asunción del cargo de director, gerente o por ser socios mayoritarios con poder de intervención, efectuaban total o parcialmente funciones propias y con trascendencia en la administración (STS de 24 de septiembre de 2001) o a quienes se presentan como apoderados gestores aunque carezcan de poderes -art.141 de LSA- (STS de 22 de marzo de 2004). En el presente caso, la mercantil actora actúa como avalista de la mercantil demandada respecto a cantidades económicas importantes, lo cual, unido al parentesco que une a D. F. y D. A., así como la condición de Apoderado Solidario por parte de D. F. en el organigrama de la mercantil demandada, constando D. A como presidente, consejero y apoderado de la mercantil actora, se considera que ambos ostentan poder de decisión en ambas sociedades y que podría clasificarse a ambas empresas dentro de lo que el art. 93,2,3º de la Ley Concursal  denomina “grupo de empresas” de carácter familiar, que indistintamente se prestan dinero para no frenar la actividad mercantil, al respecto, no cabe limitarse a lo dispuesto en el art. 42 y concordantes del Código de Comercio, existiendo otros preceptos que hacen referencia a estos supuestos: art. 87 y 105,2 de la LSA; arts. 10, 29,1º, 40,4º del TRLSRL y arts. 3,5º, 6,3º, 10, 25 y 101,2º de la Ley Concursal. Constando por la documental aportada por la parte demandada que los órganos de administración de una u otra empresa son coincidentes, si bien, con diferentes cargos. Abundando en lo anterior, en el informe presentado por la Administración Concursal, apartado A, 5,2º que hace referencia exclusivamente a la contabilidad, consta que “al cierre del ejercicio  del año 2007, la sociedad pertenecía al grupo de empresas Hermanos T., en base a lo dispuesto en cuanto al principio de unidad de decisión”, sin que hayan transcurrido dos años desde que operó dicha adaptación contable. Por tanto, en este punto procede desestimar la petición de la parte actora.           

 

CUARTO.- Respecto a la pretensión de la mercantil “H. S.L”, la revisión de su crédito frente a la demandada, derivado de operaciones de financiación que se han llevado a cabo entre ambas en los ejercicios 2006 a 2008, en el sentido de que el mismo sea calificado como crédito ordinario en lugar de como crédito subordinado, alegando no ser socio, ni administrador de la mercantil demandada ni formando parte de un grupo de empresas entre ambas, se dan por reproducidos los preceptos legales citados en el razonamiento jurídico anterior, art. 92,5º y 93,2º de la Ley Concursal. Aporta la parte demandada prueba documental en la que consta que en el año 2004, D. M. ostentaba la condición de Administrador de la mercantil actora, constando como Apoderado Solidario de la mercantil demandada en noviembre de 2007 por lo que se considera que se halla dentro de los supuestos del art. 93,2,2º de la Ley Concursal, considerando además que ambas mercantiles forman parte de un grupo de empresas de carácter familiar, tal y como reza en el informe presentado por la Administración Concursal, apartado A.5,2º que se refiere exclusivamente a la contabilidad en el que constaba que “al cierre del ejercicio  del año 2007, la sociedad pertenecía al grupo de empresas H., en base a lo dispuesto en cuanto al principio de unidad de decisión”, sin que hayan transcurrido dos años desde que operó dicha adaptación contable. Por tanto, la demanda incidental d ela mercantil “H. S.L.” debe ser desestimada.

QUINTO.- De conformidad con lo dispuesto en el art. 196,2 de la LC en relación con el art. 394 de la Lec., procede imponer las costas procesales de las respectivas demandas incidentales, a cada una de las partes actoras.

Vistos los citados preceptos y demás de general y pertinente aplicación,

 

FALLO

Desestimar la demanda incidental interpuesta por la AGENCIA ESTATAL DE LA ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA, representada y asistida por el Abogado del Estado frente a la Administración Concursal de la mercantil “COMBUSTIBLES ECOLÓGICOS BIOTEL S.L.” representada por la Procuradora Sra. Melero de la Osa, con expresa imposición de las costas procesales causadas a la parte actora.

 

Desestimar la demanda incidental interpuesta por el Letrado de la Administración General de la Seguridad Social en nombre y representación de la TESORERÍA GENERAL DE LA SEGURIDD SOCIAL frente a la Administración Concursal de la mercantil “COMBUSTIBLES ECOLÓGICOS BIOTEL S.L.” representada por la Procuradora Sra. Melero de la Osa, confirmando la calificación del crédito otorgada por la parte demandada. Con expresa imposición de las costas procesales causadas a la parte actora.

  

Desestimar la demanda incidental interpuesta por la mercantil “F. S.A.” representada por la Procuradora Sra. Carrasco Parrilla frente a  la Administración Concursal de la mercantil “COMBUSTIBLES ECOLÓGICOS BIOTEL S.L.” representada por la Procuradora Sra. Melero de la Osa, confirmando la calificación del crédito otorgada por la parte demandada. Con expresa imposición de las costas procesales causadas a la parte actora.

 

Desestimar la demanda incidental interpuesta por la Procuradora Sra. Carrasco Parrilla en nombre y representación de la mercantil “H. S.L.” frente a la Administración Concursal de la mercantil “COMBUSTIBLES ECOLÓGICOS BIOTEL S.L.” representada por la Procuradora Sra. Melero de la Osa, confirmando la calificación del crédito otorgada por la demandada. Con expresa imposición de las costas procesales causadas a la parte actora.

 

Notifíquese la presente resolución a las partes y al concursado, haciéndoles saber que contra la misma no cabe recurso alguno, sin perjuicio de que pueda volver a suscitarse la cuestión en el recurso de apelación más próximo, siempre que las partes formulen protesta en el plazo de CINCO DIAS desde la presentación de los textos definitivos para los  demás interesados.

 

Llévese original al libro de sentencias, quedando registrado en el mismo, cuyo testimonio se unirá a los autos.

 

PUBLICACIÓN.- Leída y publicada fue la anterior resolución por la Sra. Juez que la dictó en el día de su fecha. Doy fe.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres