Blogia
Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Cuenca Juzgado de lo Mercantil

Sentencia en Incidente Concursal 548/2009 derivado de Cna 278/2009. Facturas rectificativas y actos de comprobación, créditos omitidos; artículo 77 Lgt

Sentencia en Incidente Concursal 548/2009 derivado de Cna 278/2009. Facturas rectificativas y actos de comprobación, créditos omitidos; artículo 77 Lgt

                                                     SENTENCIA Nº  15 /2010 (mercantil)

En Cuenca, a cinco de marzo dos mil diez.

Vistos por Dª Mª Carmen Buendia Rubio, Magistrada-Juez Stta. del Juzgado de 1ª Instancia nº 2 de los de Cuenca y su partido, con competencia exclusiva en materia mercantil, los presentes autos sobre INCIDENTE CONCURSAL  nº 548/09, derivado del CONCURSO NECESARIO Nº  278/09, seguidos entre partes, de un lado, como demandante, la AGENCIA ESTATAL TRIBUTARIA representada por el Abogado del Estado y, de otra parte, la ADMINSITRACION CONCURSAL representada por la Procuradora Sra. Melero de la Osa.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- Por el Abogado del Estado se presentó demanda promoviendo incidente concursal contra la Administración Concursal sobre impugnación de la lista de acreedores, demanda en la que tras alegar los hechos y fundamentos de derecho que estimó de aplicación, terminó con la súplica de que se dictara sentencia por la que: 1).- Se reconozcan como créditos de la Hacienda Pública contra la masa y, subsidiariamente como concursales, de los créditos derivados de las facturas rectificativas de IVA; 2).- Se declare que los créditos que puedan derivarse de las actuaciones de comprobación son créditos contingentes ex art. 87 de la Ley Concursal, acordando la modificación de la lista de creedores en tal sentido; c).- Se incluyan los créditos omitidos y que se exponen en los apartados del exponendo de hechos segundo y tercero, debiéndose adaptar el conjunto de los créditos de la AEAT a la certificación que se adjunta en el documento nº 1. Refiriéndose mediante otrosí a la aplicabilidad del art. 77 de la LGT para el caso de que el procedimiento no concluya por convenio, debiendo regirse la clasificación de los créditos, para el caso en que se declarase la apertura de liquidación del concursado, por lo dispuesto en el art. 77,1 de la LGT, debiendo calificarse los créditos con privilegio general.

SEGUNDO.- Mediante providencia de fecha 6 de octubre de 2009 se admitió a trámite la demanda, emplazando  a la demandada a fin de contestar a la misma en el plazo de diez días,  contestando en el plazo conferido al efecto, realizando las alegaciones que estimó oportunas.

TERCERO.- El día señalado para la vista, la misma tuvo lugar, compareciendo ambas partes debidamente representadas y asistidas, ratificándose ambas en sus respectivas pretensiones, aceptando la demandada la factura de Iberdrola propuesta por la actora; interesando ambas como prueba la documental obrante en autos.  Tras lo cual, quedaron los autos vistos para dictar sentencia.

CUARTO.- En la tramitación del presente procedimiento se han observado las prescripciones legales.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- La parte actora expone en su demanda la existencia de hasta ocho facturas rectificativas de IVA presentadas por “Iberdrola Distribución Eléctrica S.A.” cuya base imponible es de 3.496,16 euros, IVA aceptado: 559,39 euros, debiendo llevar aparejada la disminución de los créditos concursales reconocidos a este acreedor, a tal respecto, la Administración Concursal manifestó en el acto de la vista no tener conocimiento de dichas facturas, aceptando las mismas (IVA 559,39 euros) y en consecuencia, su reducción del crédito de la empresa e inclusión entre los créditos reconocidos a la AEAT, por tanto, se allana a dicha pretensión, resultando aplicable lo dispuesto en el art. 21 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

SEGUNDO.- Solicita la AEAT que se reconozcan como créditos de la Hacienda Pública contra la masa y, subsidiariamente como concursales, los créditos derivados de las facturas rectificativas de IVA, al respecto, hay que referenciar que dicha cuestión ha sido resuelta por el Tribunal Supremo (STS de 1-9-2009) en el sentido de reconocerlo como crédito concursal y no como crédito contra la masa, fijando como doctrina que “los créditos por IVA contra el deudor por hechos imponibles anteriores a la declaración del concurso, con independencia del momento de conclusión del plazo para la liquidación, constituye crédito concursal”. Por lo expuesto, debe desestimarse la petición de la AEAT en este punto. 

TERCERO.-  Solicita, en tercer lugar la AEAT la declaración de que los créditos que puedan derivarse de las actuaciones de comprobación en curso son créditos contingentes ex art. 87 de la Ley Concursal, acordando la modificación de la lista de creedores en tal sentido, al respecto, el art. 87,3º de la Ley Concursal establece: “Los créditos sometidos a condición suspensiva y los litigiosos serán reconocidos en el concurso como créditos contingentes sin cuantía propia y con la calificación que corresponda, admitiéndose a sus titulares como acreedores legitimados en el juicio sin más limitaciones que la suspensión de los derechos de adhesión, de voto y de cobro. En todo caso, la confirmación del crédito contingente o su reconocimiento en sentencia firme o susceptible de ejecución provisional, otorgará a su titular la totalidad de los derechos concursales que correspondan a su cuantía y calificación”. A la vista de lo interesado por la AEAT y dado lo dispuesto en el art. referenciado, se considera que los créditos  que pudieran derivarse de actuaciones de comprobación en curso no deben ser considerados como créditos contingentes dado que los mismos no se hallan sujetos a condición suspensiva ni tienen la condición de litigiosos, por disconformidad del deudor, considerando que no cabe la calificación de un crédito que todavía no ha surgido ni se sabe si surgirá en el futuro, sin perjuicio de que en el procedimiento de Concurso Necesario 278/09 del que trae causa el presente incidente, proceda la inclusión de cualquier modificación real operada en el transcurso del mismo y que sea comunicada a la Administración Concursal al efecto de incluirla en los textos definitivos con la calificación correspondiente. Por lo expuesto, debe desestimarse la petición de la AEAT en este punto.  

CUARTO.-  Respecto a lo interesado en el punto tres del suplico de la AEAT, referente a la inclusión de los créditos omitidos y que se exponen en los apartados del exponendo de hechos segundo y tercero, el resultante de la liquidación A1621209506019367 por importe de 75 euros conforme a la documentación aportada en la que lo califica como crédito concursal y el crédito reconocido a “Costa 1” por importe de 63,50 euros que en la documentación adjunta está clasificado como crédito contra la masa, solicitando la adaptación del conjunto de los créditos de la AEAT a la certificación que se adjunta en el documento nº 1 acompañando a la demanda, al respecto, la Administración Concursal no se pronuncia, si bien, el primero de ellos se refiere a “sanciones tributarias” el cual debe tener la calificación de crédito subordinado con arreglo a lo dispuesto en el art. 92,4º de la Ley Concursal y el segundo, la calificación de crédito contra la masa tal y como se la atribuye la AEAT. Por tanto, se estima parcialmente la petición de la AEAT en este punto.

QUINTO.- Solicita la AEAT, mediante otrosí, la aplicabilidad del art. 77 de la LGT para el caso de que el procedimiento no concluya por convenio, debiendo regirse la clasificación de los créditos, para el caso en que se declarase la apertura de liquidación del concursado, por lo dispuesto en el art. 77,1 de la LGT, debiendo calificarse los créditos con privilegio general. Es decir, el art. 77 de la LGT pretende extraer de los efectos del concurso a los créditos tributarios cuando finalice por liquidación y esta es la finalidad de la AEAT con su pretensión en la presente demanda.

Dicha cuestión ha sido analizada por diversas Audiencias provinciales, así, la Sección XV de la A.P. de Barcelona de fecha 19-7-2006 que a su vez, se remite a la sentencia de fecha 29-6-2006: “Efectivamente, para la resolución de la presente controversia debemos partir de la consideración de que la Ley Concursal constituye una ley especial respecto de las normas generales que regulan la concurrencia y prelación de los créditos fuera de la situación de concurso. La especialidad de la situación del  estado de insolvencia declarado con la apertura del concurso es la que explica la voluntad del legislador, reflejada en el art. 89,2 LC, de que en estos casos, los créditos concursales queden afectados por la situación concursal conforme a las  reglas previstas en la propia Ley Concursal y en concreto, conforme a la clasificación prevista en los arts. 89 y ss de la LC y las normas que regulan la incidencia de esta clasificación en la aprobación y los efectos del convenio (arts. 122, 125 y 134 de LC) o el orden de prelación para el cobro en caso de abrirse la liquidación (arts. 154 y ss de LC). La especialidad viene justificada por la excepcionalidad que supone la situación concursal, que presupone la imposibilidad de un deudor común de hacer frente a sus obligaciones exigibles (art.2,2 LC) actual o próxima y que exige un tratamiento especial de los créditos afectados por el concurso presidido por el principio de la “pars condictio creditorum” como regla general, debiendo ser sus excepciones contadas y justificadas. Además y en aras a una mayor claridad, el legislador ha querido que no se admitan más privilegios dentro del concurso que los regulados por la propia Ley Concursal, de modo que cualquier ley posterior que quiera variar el régimen de clasificación de créditos del concurso, debe modificar expresamente la Ley Concursal.” De hecho, con la aprobación de la Ley Concursal, para sujetar todos los créditos del deudor concursado a las reglas en ella contenidas, no hubieran sido necesarias las disposiciones adicionales que modificaron las normas legales que regulaban los distintos créditos a los que fuera del concurso se les reconoce preferencias de cobro. De no haberse introducido estas disposiciones adicionales, no por ello hubiera dejado de aplicarse la ley concursal no sólo por tratarse de una ley posterior sino sobre todo por su especialidad, cuando el deudor es declarado en concurso de acreedores.

En el caso del crédito tributario, se da la circunstancia de que la Ley General Tributaria sufrió una nueva regulación aprobada unos meses después de la Ley Concursal, en concreto, por Ley 58/2003 de 17 de diciembre. Aunque anda se regulara  a continuación, se entiende por una interpretación sistemática de las normas del ordenamiento jurídico, que este régimen general queda sustituído, en caso de concurso de acreedores, por el especial previsto en la Ley Concursal. De ahí que la regulación contenida en el art. 77,2 de la LGT resulte superflua, pues aunque no se contuviera, seguiría siendo aplicable a dicho s créditos la Ley Concursal, no sólo en el supuesto de convenio sino también en caso de liquidación. No cabe interpretar la omisión del precepto a la liquidación concursal, como una exclusión de la aplicación de la Ley Concursal a los créditos tributarios, cuando se opte por esa solución concursal. 

En atención a lo expuesto, no procede acoger la pretensión de la AEAT solicitada mediante otrosí.  

SEXTO.- De conformidad con lo dispuesto en el art. 196,2 de la LC en relación con el art. 394 de la Lec., no procede realizar expresa imposición de las costas procesales causadas.

Vistos los citados preceptos y demás de general y pertinente aplicación,

FALLO

Que estimando parcialmente la demanda incidental interpuesta por la AGENCIA ESTATAL DE LA ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA, representada y asistida por el Abogado del Estado contra la ADMINISTRACIÓN CONCURSAL, se acuerda incluir a).- como crédito con privilegio general del art. 91,4 de la Ley Concursal, la liquidación resultante de las ocho facturas rectificativas de IVA presentada por “Iberdrola Distribución Eléctrica S.A.” por importe total de IVA de 559,39 euros.

b).- como crédito subordinado del artículo 92,4º, la liquidación A1621209506019367, correspondiente a “expediente de sanción tributaria”, por importe de 75 euros.

c).- como crédito contra la masa, el reconocido a “Costa 1” por importe de 63,50 euros.

Sin hacer expresa imposición de las costas procesales causadas.

Comuníquese a la Administración Concursal que deberá introducir las modificaciones acordadas.

Notifíquese la presente resolución a las partes y al concursado, haciéndoles saber que contra la misma no cabe recurso alguno, sin perjuicio de que pueda volver a suscitarse la cuestión en el recurso de apelación más próximo, siempre que las partes formulen protesta en el plazo de CINCO DIAS desde la presentación de los textos definitivos para los  demás interesados, exclusivamente para ésos en cuanto a las modificaciones ordenadas.

Llévese original al libro de sentencias, quedando registrado en el mismo, cuyo testimonio se unirá a los autos.

PUBLICACIÓN.- Leída y publicada fue la anterior resolución por la Sra. Juez que la dictó en el día de su fecha. Doy fe.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres