Blogia
Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Cuenca Juzgado de lo Mercantil

Sentencia en Juicio Verbal de tráfico 397/2009

Sentencia en Juicio Verbal de tráfico 397/2009

SENTENCIA NUM.133

En  Cuenca a cinco de diciembre  de dos mil nueve 

Vistos por Mª del Carmen Díaz Sierra, Juez del Juzgado de primera instancia e instrucción nº 2 de Cuenca   los presentes autos de Juicio Verbal sobre reclamación de cantidad, seguidos ante este Juzgado bajo el número 397 del año 2009, a instancia de  MUTUA MADRILEÑA AUTOMOVILISTA,  representado por el  Procurador Don José Olmedilla Martínez    y asistido por el Letrado Don Jesús Torrecilla Torrecilla contra Jxxx, EL xxxxx  declarado en rebeldía y el CONSORCIO COMPENSACIÓN DE SEGUROS, asistido y representado por el Abogado del Estado.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.-  Por la Procuradora Doña Sonia Martorell Rodríguez , en la representación indicada y mediante escrito que por turno de reparto correspondió a este Juzgado se presento demanda de juicio verbal en la que  en síntesis alegaba que el 12 de septiembre de dos mil siete sobre las 7.15 horas , el vehículo Citroen matricula xxxxDTK, conducido por Don xxxxx con la debida autorización de su propietaria xxxxx SL, circulaba por las inmediaciones del núcleo urbano de Tarancon, a la altura del punto kilométrico 84.5 de forma violenta se incorporo a la calzada el vehículo con matricula Vxxxxx-CH, conducido por xxxxx colisionando con el vehículo Citroen, en el momento del accidente el propietario  del accidente era xxxxxx, no teniendo concertado el seguro con entidad alguna, habiendo sufrido daños en importe de 813,47 euros habiendo sido abonados por la actora. Tras aducir los fundamentos de derecho que estimaba de aplicación, terminaba solicitando se dictara sentencia por la que se condene a los demandados al pago conjunto  y solidario de la cantidad de 813,47 euros mas los intereses legales que correspondan, condenando igualmente a todos los demandados al pago de las costas de este procedimiento.

SEGUNDO.- Por auto de  nueve de julio de dos mil nueve se admitió la demanda, citando a las partes para la celebración de la vista.

TERCERO.- En el acto de la vista, la parte actora desistió de la demanda respecto de xxxxx  y  se ratifico en su escrito de demanda, solicitando el recibimiento del pleito a prueba.

El Consorcio de Compensación de Seguros se opuso a la misma, solicitando una sentencia desestimatoria de la misma, al considerar que no ha quedado acreditado la realidad del siniestro así como la falta de aseguramiento y solicitando asimismo el recibimiento del pleito a prueba.

La parte actora propuso como medios probatorios, documental, interrogatorio  de parte y testifical. La parte demandada propuso  documental. Todos los medios probatorios fueron admitidos.

Tras la práctica de la prueba, quedaron las actuaciones vistas para sentencia.

FUNDAMENTOS JURÍDICOS

PRIMERO.- El articulo 1902 del Código Civil establece que el que causa por acción u omisión daño a otro interviniendo culpa o negligencia esta obligado a repara el daño causado

La doctrina jurisprudencial interpretativa del art. 1902 del Código Civil en orden a que el principio de la responsabilidad exige que el hecho sea reprochado culpabilísticamente al responsable del mismo, y sí bien es cierto que la Jurisprudencia ha ido evolucionando desde la conocida Sentencia de 10 julio 1943 , en el sentido de objetivizar la responsabilidad extracontractual, no lo es menos que ese desarrollo se ha hecho moderadamente, recomendando una inversión de la carga de la prueba  o manteniendo el rigor de la diligencia requerida según las diligencias del caso (Sentencias de 25 abril 1983; 9 marzo 1984 ; 1 octubre 1985; 2 abril 1986 y 19 febrero 1987, entre otras).

Dicha orientación hacia una orientación cada vez más objetiva de la responsabilidad extracontractual, se viene produciendo en mayor medida en los supuestos dañosos en el ámbito de la circulación de vehículos de motor, al estimarse que el uso del automóvil comporta una actividad peligrosa con la consiguiente necesidad de reparar los daños que en su ejercicio puedan derivarse para terceros, por ser de equidad quien se beneficia de tal actividad, creando un riesgo, peche con la obligación de indemnizar el quebranto económico que como consecuencia de aquélla se causa a otras personas.

SEGUNDO.- Se opone el Consorcio de Compensación de Seguros  a la pretensión de contrario puesto que no se ha acreditado la realidad del siniestro.

     Debe valorarse la prueba practicada, siendo fundamental la del conductor del vehículo de la actora. El mismo manifiesta como la furgoneta conducida por uno de los codemandados se incorporo bruscamente a la vía y colisiono con el, causándole daños en el lado derecho, reconociendo la declaración de accidente incorporada a los autos como documento nº2  acompañado junto con el escrito de demanda. El Consorcio niega la realidad del accidente y su mecánica, sin embargo conforme al art. 217 de la LEC, deberá probar los hechos extintivos , impeditivos o enervatorios, sin embargo ninguna prueba despliega salvo la aportación de un documento no ratificado en el que se hace constar exclusivamente “ el asegurado dice que no ha tenido el accidente, ya que en dicha fecha el vehículo que no circulaba por estar el dueño de viaje a Marruecos”, hecho evidentemente no acreditado mediante ningún tipo de prueba.

Acreditado por tanto la realidad del siniestro, así como la mecánica del mismo, debe considerarse asimismo una conducción culpable teniendo en cuenta el art 3 del Reglamento General de Circulación que establece que se deberá conducir con la diligencia y precaución necesarias para evitar todo daño, propio o ajeno, cuidando de no poner en peligro, tanto al mismo conductor como a los demás ocupantes del vehículo y al resto de los usuarios de la vía

Concurriendo por tanto los requisitos de la culpa extracontractual: 1.º) Existencia de daños materiales ,valorados en 813,47   euros (documento nº 4 acompañado junto con la demanda)  no impugnados de contrario   2.º) que esos daños son consecuencia de la conducta del demandado con relación causal entre ambos y 3.º) que concurre culpa o negligencia en la conducta generadora del daño, por haberse realizado sin el cuidado y la diligencia precisos para eludir el resultado lesivo previsible y evitable, procede condenar al pago de la cantidad de 813,47 euros.

Esta cantidad deberá ser satisfecha  por Don xxxxxx, como propietario del vehículo,  en virtud del art. 1.903 del Código Civil  que dispone que "la obligación que impone el artículo anterior es exigible, no sólo por los actos u omisiones propios, sino por los de aque­llas personas de quienes se debe responder". La doctrina del Tribunal Supremo viene proclamando que dicha responsabilidad no es subsidiaria, sino directa "ya que se establece por in­cumplimientos de los deberes que imponen las relaciones de convivencia social, de vigilar a las personas y a las cosas que están bajo la dependencia de determinadas personas" (STS de 23 de septiembre de 1.988, y 8 de mayo de 1.990 ). El propietario responde de los actos del conductor, por el riesgo que crea con su auto­rización y por su culpa "in vigilando" o "in eligendo", ha­biéndose declarado probado que era propietario del vehículo causante de los daños xxxxx.

TERCERO.- En cuanto a la responsabilidad del Consorcio de Compensación de Seguros, alega el mismo que no es responsable puesto que se encontraba asegurado en el momento del accidente en Zurich.

El artículo 8 de la LRCSCVM prevé que el Consorcio de Compensación de Seguros, deba indemnizar los daños a las personas y en los bienes ocasionados con un vehículo que tenga su estacionamiento habitual en España cuando dicho vehículo no esté asegurado.

El Consorcio manifiesta que a pesar de que por el fichero FIVA en la fecha en que ocurre el siniestro no se encuentra asegurado el vehículo, sin embargo eso era debido al impago de la prima , y por lo tanto el seguro seguía vigente.

Sin embargo  no obra en autos copia de la póliza correspondiente, y en todo caso no se ha probado en absoluto y la prueba de ello correspondía, por ser un hecho positivo y extintivo, al obligado o a quien lo alega, nunca al perjudicado (artículo 8 apartado 3 de la Ley de automóvil) el pago de la prima del seguro; si lo impagado fue la prima  única o la primera prima  el seguro estaría extinguido a la fecha del siniestro (15-10-2002) conforme al párrafo primero del artículo 15 de la Ley de Contrato de Seguro: «Si por culpa del tomador la primera prima  no ha sido pagada, o la prima  única no lo ha sido a su vencimiento, el asegurador tiene derecho a resolver el contrato o a exigir el pago... Salvo pacto contrario (que en este caso no consta), si la prima  no ha sido pagada antes de que se produzca el siniestro, el asegurador quedará liberado de su obligación»; si lo impagado fue la segunda u otra prima sucesiva, puede que el contrato esté extinguido pero no lo sabemos con certeza al no constar el vencimiento de esa segunda o sucesiva prima  impagada, según el párrafo segundo del citado artículo 15: «En caso de falta de pago de una de las primas siguientes, la cobertura del asegurador queda suspendida un mes después del día de su vencimiento. Si el asegurador no reclama el pago dentro de los seis meses siguientes al vencimiento de la prima se entenderá que el contrato queda extinguido»; ante la duda corresponde al Consorcio de Compensación de Seguros , dentro de los límites de seguro obligatorio, asumir la responsabilidad civil conforme al artículo 8 apartado 1 letra d) de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor, sin perjuicio del derecho de reembolso que le reconoce el mismo precepto y del derecho de repetición a que se refieren los artículos 7 y 8 apartado 2 de la citada Ley.

En virtud de lo explicado debe declararse la responsabilidad solidaria del Consorcio de Compensación de Seguros.

TERCERO.- Al haberse reclamado una cantidad líquida y haber incurrido en mora la parte demandada, de conformidad con los artículos 1100, 1101 y 1108 del vigente Código Civil , dicha parte deberá abonar a la actora los intereses legales de la suma reclamada, desde la fecha de la interposición de la demanda hasta su total pago., teniendo en cuenta  que como ha declarado la jurisprudencia el pago de este tipo de intereses señalados en el art. 20 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, está concebido en la relación asegurado-asegurador, y no entre aseguradoras.

CUARTO.- Conforme a lo establecido en el art. 394 de la Ley de Enjuiciamiento Civil procede la imposición de costas a la parte demandada al haberse desestimado sus pretensiones.

FALLO

ESTIMAR  la demanda interpuesta por la Procuradora de los Tribunales Don JOSE OLMEDILLA MARTINEZ en nombre y representación de MUTUA MADRILEÑA AUTOMOVILISTA  contra XXXXXXX  y el CONSORCIO DE COMPENSACION DE SEGUROS condenando  a los citados demandados a pagar conjunta y solidariamente  al actor  la cantidad de  ochocientos trece euros con cuarenta y siete céntimos (813,47 euros ) mas los intereses legales desde el dieciséis  de junio de dos mil nueve, con expresa condena en costas a la parte demandada. 

Llévese el original al libro de sentencias.

Por esta mi sentencia, de la que se expedirá testimonio  para incorporarlo a las actuaciones, lo pronuncio, mando y firmo.

PUBLICACIÓN.-   Leída y publicada fue la anterior sentencia por  la Juez que la dictó, estando celebrando audiencia pública ordinaria en el día de su fecha, doy fe.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres