Blogia
Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Cuenca Juzgado de lo Mercantil

Sentencia en apelación derivada de Ordinario mercantil 761/2007. Excepción non rite adimplet contractus o de contrato indebidamente cumplido

Sentencia en apelación derivada de Ordinario mercantil 761/2007. Excepción non rite adimplet contractus o de contrato indebidamente cumplido

S E N T E N C I A  NUM.  281/2009

         En la ciudad de Cuenca, a uno de diciembre del año dos mil nueve.

         Vistos en trámite de recurso de apelación los autos de juicio ordinario, número 761/2007, procedentes del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número dos de los de Cuenca y su partido,  promovidos a instancia de DON V.P.B., mayor de edad y provisto de D.N.I. número XXXXXXX, representado por la Procuradora de los Tribunales Doña Yolanda Araque Cuesta y asistido técnicamente por el Letrado Don Antonio Luis Agudo Pérez; contra la entidad mercantil M.D., S.L.U. y contra DON M.D.P., también mayor de edad y provisto de D.N.I. número XXXXXXX, representados por la Procuradora de los Tribunales Dª Yolanda Segovia Rubio y asistidos técnicamente por el Letrado Don Jorge A. Viruela Mora Coig; en virtud del recurso de apelación interpuesto por la parte demandada contra la sentencia dictada en primera instancia, de fecha ocho de mayo del presente año; actuando como ponente el Ilmo. Sr. Don Leopoldo Puente Segura.

ANTECEDENTES DE HECHO

I

         En los autos indicados al margen se dictó sentencia de fecha ocho de mayo del año 2009, por el Juzgado de Primera Instancia número dos de los de Cuenca y su partido, en cuya parte dispositiva se establecía: "Que estimando la demanda interpuesta por la Procuradora de los Tribunales Sra. Araque Cuesta, en nombre y representación de Don V.P.B., contra M.D. S.L.U. y Don M.D.P., debo declarar y declaro que M.D., S.L.U. adeuda al actor la suma de sesenta y dos mil novecientos tres euros con sesenta y dos céntimos en concepto de mercaderías servidas y no pagadas, así como la cantidad de doscientos dieciocho euros con un céntimo, en concepto de costes de cobro, cantidades que se verán incrementadas en los intereses previstos en la ley 3/2004, de 29 de diciembre desde el momento en que se debió efectuar el pago y hasta la fecha de la presente resolución, y desde entonces y hasta su completo pago, en los intereses legales, y cuya cuantía se fijará en fase de ejecución de sentencia.

         Que debo declarar y declaro la responsabilidad solidaria de Don M.D.P., en su condición de administrador único, respecto a las deudas de M.D., S.L.U., por incumplimiento de su deber de convocatoria de la Junta General por razón de estar la sociedad de su representación en causa legal de disolución".

II

        Contra la anterior sentencia se preparó y después interpuso recurso de apelación por la representación procesal de la parte demandada, en tiempo y forma, recurso que fue admitido a medio de providencia de fecha doce de junio del presente año, dándose traslado a la parte contraria para que pudiera presentar escrito de oposición al recurso o impugnar la sentencia en aquellos extremos que pudieran resultarles desfavorables.

III

        Con fecha uno de julio de dos mil nueve, Doña Yolanda Araque Cuesta, Procuradora de los Tribunales y de Don V.P.B., presentó escrito oponiéndose al recurso interpuesto de contrario e interesando el dictado de una sentencia íntegramente confirmatoria de la recaída en la primera instancia.

IV

        Recibidas las actuaciones en esta Audiencia Provincial, con fecha treinta y uno de julio del presente año, se procedió a formar el correspondiente rollo, asignándosele el número del margen, turnándose ponencia y habiéndose cumplido la totalidad de las previsiones legales, sin que se estimara necesaria la celebración de vista, y señalándose para que tuviera lugar la correspondiente deliberación, votación y fallo el siguiente día uno de diciembre del presente año.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

        Se aceptan los que se contienen en la resolución recurrida.

I

        Aún cuando el presente recurso de apelación es interpuesto por ambos codemandados, la mercantil M.D., S.L.U. y Don M.D.P., el hecho cierto es que los motivos de impugnación que se articulan en el mismo contra la sentencia recaída en la primera instancia, se dirigen exclusivamente a cuestionar la responsabilidad de la mercantil en el pago de los productos por ella adquiridos al actor, sin hacer referencia explícita alguna (en consecuencia, sin cuestionarlos) a los razonamientos del juzgador de primer grado para establecer la responsabilidad civil directa en el pago de los mencionados productos del codemandado Don M.D.P., en su condición de administrador único de la mercantil deudora. Así las cosas, es claro que de resultar desestimados los motivos de impugnación articulados por el recurrente, procederá la confirmación íntegra de la resolución recurrida, sin necesidad de proceder al análisis de dicha responsabilidad civil directa del administrador que, en consecuencia, por no recurrida, ha de reputarse aceptada por el apelante.

 

        El recurso de apelación descansa, en realidad, en una sola idea que, a juicio del recurrente, no habría sabido captar el juez de primer grado, a saber: aún reconociéndose de manera implícita que los materiales o productos fitosanitarios fueron, en efecto, servidos por el demandante; y aún aceptándose también el importe de los mismos, aduce el ahora recurrente que, además del suministro, propiamente dicho, de los mencionados productos, el demandante se comprometió a asesorar u orientar al demandado sobre su adecuada utilización, acompañándose el negocio de un pacto o acuerdo verbal conforme al cual el suministrador garantizaba que con el adecuado empleo de los referidos tratamientos se obtendría por el demandado una determinada producción, siendo que, finalmente, solo pudo alcanzarse la mitad de la así garantizada. Por eso, concluye el apelante, logrado solamente la mitad del producto, únicamente la mitad del precio pactado resultaría exigible. En definitiva, y aunque no se articule de ese modo expresamente, nos encontraríamos ante la excepción non rite adimplet contractus o de contrato indebidamente cumplido.

        Centrado así el objeto del debate, es claro que a quien sostiene la existencia del mencionado pacto o acuerdo verbal, garantizando una determinada producción con el empleo de los productos fitosanitarios suministrados, correspondía acreditarlo, en aplicación de lo prevenido en el artículo 217 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Y el hecho cierto es que, conforme resulta del acta del juicio, el demandante, en prueba de interrogatorio de parte, negó radicalmente la existencia del mencionado pacto por cuya virtud se garantizaría la obtención de una determinada producción, observando que colaboró con el demandado en la utilización o empleo de los productos, siendo que si no se obtuvo la producción apetecida fue debido a que las tierras se encontraban faltas de agua ("frecuencia hídrica"). Fuera de dicha declaración de parte, ninguna prueba existe en las actuaciones, --tan es así que el apelante en su recurso no se refiere, lógicamente, al resultado de elementos probatorio alguno en este sentido--, de que el suministrador se obligara de algún modo a la obtención de determinada cantidad de producto agrícola. Pero más aún: aunque dicho pacto se hubiese logrado acreditar, aún faltaría haber determinado que, en efecto, la cosecha apetecida no se logró como consecuencia del empleo del producto suministrado por el actor o por su defectuoso asesoramiento acerca de la utilización del mismo, y no por cualquier otra causa imputable a la propia parte demandada (falta de frecuencia hídrica en el terreno u otro motivo semejante); ausencia completa y absoluta de prueba al respecto que sólo puede determinar, lógicamente, la íntegra desestimación de la presente alzada.

II

        De conformidad con lo establecido en el artículo 398 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, las costas del presente recurso de apelación, que resulta desestimado, deberán serle impuestas a la parte apelante.

        Vistos los preceptos legales citados y demás de general y pertinente aplicación

F A L L A M O S

        Que debemos desestimar como desestimamos íntegramente el recurso de apelación interpuesto por Doña Yolanda Segovia Rubio, Procuradora de los Tribunales y de la entidad mercantil M.D., S.L.U. y DON M.D.P. contra la sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia número dos de los de Cuenca y su partido, en su juicio ordinario número 761/2.007, y en consecuencia debemos CONFIRMAR como CONFIRMAMOS INTEGRAMENTE la resolución recurrida; todo ello, con expresa imposición de las costas de esta alzada a la parte apelante.

        Cúmplase lo establecido en los artículos 248.4º de la ley orgánica del poder judicial y 208.4º de la ley de enjuiciamiento civil.

        Así por esta nuestra sentencia de la que se unirá certificación al rollo de Sala y otra a los autos originales para su remisión al Juzgado de procedencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACIÓN: En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución por el Ilmo. Sr/a. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy fe.

SENTENCIA DICTADA EN PRIMERA INSTANCIA

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres