Blogia
Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Cuenca Juzgado de lo Mercantil

Sentencia en Ordinario mercantil 514/2008. Transporte marítimo. Contrato de Compraventa y Contrato de Fletamento y conocimiento de embarque, afectación a terceros

Sentencia en Ordinario mercantil 514/2008. Transporte marítimo. Contrato de Compraventa y Contrato de Fletamento y conocimiento de embarque, afectación a terceros

 

SENTENCIA NUM  42/09 (mrc)

En Cuenca a veintidós  de noviembre  de dos mil nueve

Vistos por Doña Maria del Carmen Díaz Sierra, Juez del Juzgado  de Primera Instancia e Instrucción nº2 de Cuenca, con competencia exclusiva en materia mercantil  los presentes autos de juicio ordinario registrados con el numero 514 del año 2008, a instancia de C. y C. SL, representado por el Procurador Don Enrique Rodrigo Carlavilla y asistido por el Letrado Don Salvador Gómez Noya contra  C. CLM representado por la Procuradora Doña Sonia Elvira Lillo y asistido por el Letrado Don Carlos Salinas Adelantado .

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- Por el Procurador Don Enrique Rodrigo Carlavilla en la representación indicada, presento demanda, que correspondió a este Juzgado, registrada con el numero arriba referenciado en la que en síntesis alegaba que a lo largo del año 2007 la demandad encargo a la actora la compra en China de grandes cantidades clinker y le buscase el necesario transporte de la mercancía de China a España en condiciones FOBST. Además se encargaba de buscar a la mercantil demandada alguien que quisiera transportarle la mercancía por mar. , coste que era pago por Cementos cuya documentación se articulaba  a través del conocimiento de embarque  marítimo. La forma de pago era través de dos créditos documentarios, uno para el pago de la mercancía y otro para el pago del flete marítimo. A principios del año 2007, la demandada encarga a Clinker que el comprase 70240 toneladas métricas de clinker en China por un precio de 2054520 dólares americanos en condiciones FOB. A su vez Clinker se encargo de buscar un barco  que transportase la mercancía  lo que hizo por medio del MV Buenos Aires. Como consecuencia de la congestión en el Puerto de Valencia, la demandada solicito al naviero que aceptase desviar el barco de su ruta para que descargase en Alicante. Finalmente el buque atraco en Valencia donde se generaron importantes demoras, saliendo finalmente el 18 de abril de dos mil siete, generando unos gastos de 341651,83 dólares americanos debiendo ser abonada por la actora. Tras aducir los fundamentos de derecho que estimaba de aplicación terminaba solicitando se dictara sentencia por la que se condene al demandado al pago de 341.651,83 dólares americanos (252.141 euros) mas los intereses de la Ley 3/2004 así como el pago de las costas procesales.

SEGUNDO.- Admitida la demanda por auto de treinta de octubre de dos mil ocho se emplazo a la demanda, compareciendo en su nombre la Procuradora Doña Sonia Elvira Lillo quien presento escrito de contestación a la demanda en la que en síntesis se oponía a la demanda alegando en primer lugar la prescripción de la acción . Asimismo alega que fue Clinker quien contrato el flete con la empresa Arab Shipping SL, no siendo parte la demandad de ese contrato., alegando que no tiene que asumir el coste de las demoras en la descarga. Asimismo alega pluspetición y compensación, debiéndose descontar la cantidad de 19.395,64 euros por la diferencia del extracoste del seguro del M/V swift fa con fecha de embarque el 29 de septiembre de dos mil siete. Tras alegar los fundamentos de derecho que estimaba de aplicación terminaba solicitando se dictara sentencia por la que se desestime íntegramente la demanda con imposición de costas a la parte actora y subsidiariamente se fije la cantidad adeudada en 208882,34 euros sin imposición de costas a ninguna de las partes.

 

TERCERO.- Mediante providencia de 20 de febrero  de dos mil nueve, se cita a las partes a la audiencia previa. Tras intentar la avenencia sin éxito, la parte actora propone como medios probatorios, interrogatorio de parte, documental, mas documental  y testifical  La parte demandada: interrogatorio de parte y documental y, testifical. Todos los medios probatorios fueron admitidos.

CUARTO.- En el acto de la vista, realizada la práctica de la prueba propuesta y admitida, las partes formulan oralmente sus conclusiones quedando los autos vistos para sentencia.

FUNDAMENTOS JURÍDICOS

PRIMERO.- Ejercita la parte actora acción de reclamación de cantidad , en concreto la cantidad de 252.141 euros (341.651,83 USD), en virtud del contrato celebrado entre las partes en virtud del cual Cementos Castilla La Mancha encargo a Clinker y Cemento que le comprase 70240 toneladas métricas de clinker en China por un precio de 1054.520 dólares americanos en condiciones FOB, y debida al a situación de congestión en el puerto de Valencia, se devengaron los gastos reclamados como consecuencia de la demora.

     En primer lugar alega la parte demandada la prescripción de la acción, conforme lo establecido en el art. 951 del Codigo de Comercio que establece un plazo de prescripción de seis meses. La parte actora se opone a la prescripción alegada de contrario, al entender que la misma fue interrumpida conforme al documento nº14 acompañado junto con la demanda.

Tal como así se declara en las sentencias del Tribunal Supremo de 4 Dic. 1995 y 31 Dic. 1998, la interrupción de la prescripción por reclamación extrajudicial del acreedor prevista en el art. 1973 del Código Civil es aplicable también al ámbito mercantil puesto que, aunque «suele decirse. que el artículo 944 del Código de Comercio presenta una «especialidad» mercantil, frente al artículo 1973 del Código Civil, en la medida en que, frente a las causas de interrupción de la prescripción que este último contiene (acción ante los Tribunales, reclamación extrajudicial y reconocimiento), el artículo 944 del Código de Comercio solo menciona la interpelación judicial, el reconocimiento y la renovación del documento contractual, excluyendo, parece que deliberadamente, y en esto consistiría la «especialidad», la reclamación extrajudicial como causa de interrupción de la prescripción», sin embargo, " existen poderosas razones para concluir que nuestro ordenamiento permite, en todo caso, en el tráfico civil o en el mercantil, la interrupción de la prescripción por efecto de la reclamación extrajudicial», cuales son las siguientes: «a) la reclamación judicial fue introducida ex novo por el Código Civil como medio de extender las posibilidades del acreditamiento del animus conservandi frente a una formalización excesiva que permitiera considerar abandonadas las acciones, cuando constaba por otras vías una voluntad contraria a tal derecho de los derechos. b) cronológicamente, la posterior fecha de promulgación y publicación del Código Civil, respecto del Código de Comercio abona la solución de integración que se propone al considerar incorporado tal medio interpretativo de la prescripción del artículo 944 del Código de Comercio. c) el principio conforme al cual debe entenderse que la Ley general no deroga a la Ley especial no es aplicable a este supuesto ya que no hay ninguna razón que justifique la pretendida "especialidad" frente al Derecho común de las obligaciones y contratos mercantiles sino más bien argumentos en contra derivados del criterio antiformalista que para los contratos de comercio reconoce el artículo 50; de la importancia del principio de la buena fe en la ejecución y cumplimiento de estos contratos, que recoge el artículo 57 y del principio de favor al deudor que en cuanto a las dudas que se originase señala el artículo 59, todos del Código de Comercio. d) las discriminaciones en la aplicación de las normas que no resultan fundadas, como sucedería en este caso, si pese a lo dicho. mantuvieran (los raseros en orden a la interrupción de la prescripción, lo que supondría infracción del principio de igualdad ante la Ley, reconocido por el artículo 14 de la vigente Constitución»; e) finalmente, . la pauta seguida por el legislador mercantil en la L. 19/1985, de 16 Jul., cambiaria y del cheque, que tras establecer los plazos de prescripción de las acciones cambiarias (art. 89) aclara que «serán causas de interrupción de la prescripción las establecidas en el artículo 1973 del Código Civil», lo que supone una decidida apuesta en favor de la estimación unitaria de aquélla.»

No debemos olvidar que como reiterada y uniformemente tiene dicho la jurisprudencia, el instituto de la prescripción, al no estar fundado en razones de justicia, sino de seguridad jurídica, que deben ceder ante las anteriores, no debe ser objeto de una interpretación rigorista, sino que ha de ser entendido con talante restrictivo y cauteloso. por lo  que la interrupción de la misma habrá de ser interpretada con criterios abiertos y posibilistas, debiendo en consecuencia atribuirse fuerza o eficacia interruptora de la prescripción a las manifestaciones de voluntad de los interesados en orden al ejercicio, conservación y reconocimiento de los derechos que, aún sin estricto acomodo a las formas de exteriorización contempladas por la ley, posean análoga significación y cumplan /sustancialmente sus garantías, tal como, con unos u otros términos, viene a sentar de modo constante la jurisprudencia actual del Tribunal Supremo --por ejemplo, sentencias de 9 Dic. 1983, 12 Jul. 1991, 30 Sep. 1993 ó 20 Jun. 1994--; en este sentido, la sentencia de 20 Oct. 1988 declara que «cuando la cesación o abandono en el ejercicio de los derechos no aparece debidamente acreditada y si por el contrario lo está el afán o deseo de su mantenimiento y conservación, la estimación de la prescripción extintiva se hace imposible a menos de subvertir-- sus esencias.»

     Aplicando estos criterios no debe sino desestimarse la excepcion planteada por la demandada, puesto que debe considerarse que el documento nº14 es susceptible  de interrumpir la prescripción, teniendo en cuenta, que se le esta reclamando el pago de la factura objeto del procedimiento.

SEGUNDO.- En segundo lugar alega el demandado que eé lo unico que pactó con la actora fue que le trajese el clincker desde Rizaho a Valencia, habiendo contratado la actora autónomamente el flete, y que conforme a este contrato las unicas partes son Arab Shipping como agente comercial del barco, Atlas Bulk Shipping como fletante y la actora como fletador, por lo que en ningún caso esta vinculada a este  contrato , por lo que no puede hacerse a ella ninguna reclamación respecto del mismo.

     Debe tenerse en cuenta que estamos ante dos contratos por un lado el contrato de compraventa, realizado en condiciones Fob. Si en la compraventa mercantil normalmente el vendedor cumple su obligación de entrega poniendo las cosas vendidas en su propio establecimiento a disposición del comprador, corriendo de cuenta de éste los gastos de recepción y extracción hasta su punto de destino, las exigencias del tráfico comercial cuando las mercancías vendidas deben ser remitidas a plaza distinta de aquélla en la que se encuentran, han hecho aparecer la compraventa de plaza a plaza cuya singularidad radica en el hecho de que por pacto expreso se establece un régimen jurídico especial para la obligación de entrega del vendedor. En su virtud, éste no cumple su obligación de entrega poniendo simplemente las cosas vendidas a disposición del comprador en el lugar en que se encuentran, sino que, por el contrario, se obliga a remitirlas o a transportarlas hasta un lugar determinado. Para regular las compraventas internacionales de mercancías hay que estar a la Convención de Viena de 11-abril-1980 así como las reglas internacionales para la interpretación de los denominados "Términos Comerciales", conocidos como Incoterms elaborados por la Cámara de Comercio Internacional de París, que tienen por objeto facilitar un conjunto de reglas internacionales de carácter facultativo que determinen la interpretación de los principales términos utilizados en los contratos de compraventa internacional, referidos bien a la entrega de la mercancía, bien a la transmisión de los riesgos o a la distribución de los gastos, así como a los trámites documentales necesarios para cruzar las fronteras de los distintos países. Así estipular un contrato de compraventa con condiciones de entrega FOB implica que el vendedor se compromete a la entrega las mercancías a bordo del buque corriendo con los riesgos y los costes del transporte hasta ese momento; y la venta en condiciones FOB se caracteriza por perfeccionarse con el embarque de las mercancías, momento en el que la propiedad y riesgo de las mercancías pasan al comprador, comenzando desde entonces sus obligaciones

Y  por otro el contrato de transporte maritimo. El contrato de fletamento es aquél por el cual el fletante se compromete a poner todo o parte de un buque a disposición del fletador y a realizar con él, mediante el pago de un precio, un transporte de mercancías en la forma y condiciones estipuladas. Dos son los documentos que, solos o acumulados, pueden expedirse con ocasión de este contrato: la póliza de fletamento que, firmada por las partes, contiene, además de los datos necesarios para su individualización, las condiciones que libremente estipulan, dado el carácter dispositivo de las prescripciones del Código de Comercio, lo que ha llevado a que, en el moderno tráfico marítimo, se utilicen habitualmente pólizas uniformes, generalmente de origen anglosajón (así, las pólizas "Gescon" para el fletamento por viaje -STS 7 de julio de 1962 -), u otras usuales para el transporte de carbón, granos, minerales, maderas, etc.); y el conocimiento de embarque, que, nacido como documento que se expedía después de la póliza, como simple recibo por el que el capitán reconocía -de ahí su nombre- haber recibido a bordo la mercancía y se obligaba a entregarla en el puerto de destino, hoy cumple una doble finalidad, por un lado, es un documento probatorio de la celebración del contrato, cuyo contenido, a veces, expresa, y que sustituye en ocasiones a la propia póliza (cfr. arts. 653 y 654), y, por otro lado, es un título valor que posee una triple eficacia: es un recibo que prueba la recepción de la recepción de la mercancía, que permite a su poseedor legítimo exigir la entrega de ellas en el puerto de descarga, y que, como título de tradición, permite la transmisión mediata, total o parcial, de las mercancías en viaje mediante su entrega, pudiendo expedirse al portador, a la orden o en forma nominativa directa (cfr. STS 15 de junio de 2004).

Como se ha expuesto, los modernos contratos de fletamento se rigen por pólizas y formularios de uniforme utilización, cuyos términos y cláusulas son conocidos y admitidos en el sector del tráfico mercantil de que se trata, hasta el punto de identificarse nominativamente tanto las pólizas y los formularios como las propias cláusulas, que han pasado así a configurar un cuerpo normativo con entidad propia que disciplina el contrato por acuerdo de las partes, bien por formalizarse en la propia póliza, bien por remisión a la misma, normalmente en el propio conocimiento de embarque.

En cuanto a la oponibilidad de las cláusulas pactadas en la póliza de fletamento a terceros ajenos al fletante y al fletador, lógicamente, las condiciones estipuladas afectan en principio sólo a los intervinientes en el negocio jurídico.

Ahora bien, cuando al amparo de la póliza de fletamento se ha expedido un conocimiento de embarque, las cláusulas de la póliza vinculan al tenedor del conocimiento ajeno al contrato siempre que dichas cláusulas se incorporen al conocimiento de embarque, bien literalmente (normalmente en el dorso del documento), bien por remisión a cláusulas concretas (nominal -hay cláusulas conocidas simplemente con su denominación-, ordinal -con cita del número-), o, incluso, tratándose de pólizas uniformes o pólizas tipo ("Baltime1939", "Bimchemtime", "Boxtime", "BP Time", "Gentime", "NYPE93", "Supplytime", "Barecon2001", "Barecon89", "Bargehire"...), por remisión genérica al conjunto de cláusulas pactadas en la póliza (precisamente, al tratarse de pólizas uniformes con un uso generado en el tráfico marítimo, se presume su conocimiento, u oportunidad del mismo, en todos los que, profesionalmente, operan en el sector).

Y esta vinculación se produce con independencia de que el tenedor haya participado en la emisión del conocimiento y haya firmado o no el documento: en el primer caso porque al suscribirlo lo ha admitido, y, en segundo, porque, en último término, la jurisprudencia tiene declarado que el hecho de aceptar el conocimiento como título para retirar la mercancía supone la aprobación de todas las condiciones estipuladas en aquél (cfr. SSTS 29 de septiembre de 2005, 30 diciembre de 1992 y 28 de junio de 1933 , entre otras).

     Conforme a la prueba documental y testifical, en concreto el de Doña A.M.I., manifiesta que el conocimiento de embarque (documento nº5 acompañado junto con la demanda) fue recibido por la entidad demandada), por lo que, no es asumible la oposicion del demandado en virtud de lo expresado.

     Asimismo ha quedado acreditado que las demoras tuvieron su origen por la congestión en el Puerto de Valencia, hecho que fue debidamente comunicado tal como consta en los correos electronicos enviados, habiendo asimismo quedado acreditado en virtud de las conversaciones mantenidas por correo electrónico como la parte demandad ante la situación de congestión del puerto de Valencia propuso como puerto alternativo el puerto de Alicante, no siendo admitido por el armador por distintas razones.

     Por lo que examinada el contrato de flete y el conocimiento de embarque debe llevar a la conclusión de que se encuentra obligado el demandado al pago de las sobrestadías reclamadas.

CUARTO.- Por ultimo alega el demandado con carácter subsidiario la pluspetición en cuanto que en el contrato de fletamento se establecía un precio por coste de carga diferente al reclamado , en concreto conforme al contrato de fletamento se establece un coste de 35.500 dolares americanos, mientras que la reclamacion efectuada lo establece en 37.000 dolares diarios.

     Sin embargo hemos de tener en cuenta el documento nº 12 y 13  acompañado junto con la demanda  correspondiente al time sheet que acredita las demoras como el precio de la misma,habiendo declarado la representante legal de Arab Shipping que se trata del valor de mercado,  asi como la factura emitida por Arab Shipping, la cual ha sido abonada por la actora,  por lo que debe desestimarse asimismo esta alegación de la parte

QUINTO.- Por ultimo alega la demanda la posible compensación

     El articulo 408 de la ley de Enjuiciamiento Civil establece, que si, frente a la pretensión actora de condena al pago de cantidad de dinero, el demandado alegare la existencia de crédito compensable, dicha alegación podrá ser controvertida por el actor en le forma prevenida para la contestación a la reconvención, aunque el demandado solo pretendiere su absolución y no la condena al saldo que a su favor pudiera resultar.

En este sentido hay que acudir a lo que señala la doctrina, en este caso el profesor Valentín Cortes Domínguez expone lo siguiente: «El criterio de distinción hay que buscarlo acudiendo al fin que se pretende conseguir con la compensación  y de esta manera, , si el demandado pide la condena por el exceso del crédito estaremos ante un caso indudable de reconvención pues se ejercita el derecho de crédito. Por el contrario, cuando la compensación es excepción, el demando hace valer su crédito pero no lo ejercita pidiendo la declaración de su existencia; y lo hace valer para pretender la inexistencia del crédito del actor, naturalmente perdiendo la parte del crédito exactamente igual a la parte compensada (art.1.202 CC ). Ahora la Ley actual acoge aunque imperfectamente, esta base de distinción en el art. 408.1 en el que, de forma clara, se nos dice que sólo es excepción de compensación  cuando se pide la absolución de la demanda principal y no la condena al pago del saldo que a su favor pudiera resultar. En igual sentido, ahora la Ley , en el art. 438.2 incide igualmente en la distinción, pues no admite en los juicios verbales la alegación de la compensación , como reconvención, cuando el crédito compensable fuese superior a la cuantía que determina que se siga el juicio verbal. Lo que no prevé la Ley  es que el crédito compensable sea de menor cuantía que el que se reclama en vía principal».

En virtud de lo expuesto debe concluirse que la compensación deberia haber sido formulada como reconvencion y solamente asi podria haberse entrado a valorar la misma.

SEXTO.- En cuanto a los intereses , dispone el art.1101 del Código Civil que quedan sujetos a la indemnización de daños y perjuicios, entre otros, los que en el cumplimiento de sus obligaciones incurrieran en mora, entendiéndose que el deudor incurre en mora desde que el acreedor le exige al deudor , judicial o extrajudicialmente, el cumplimiento de su obligación ( art.1100 del Código Civil ) y que si la obligación consistiere en el pago de una cantidad de dinero y el deudor incurriere en mora, este vendrá obligado a pagar  el interés pactado , en su defecto, el interés legal , en concepto de daños y perjuicios (art.1108 del Código Civil).

     La parte actora solicita la imposición de los intereses previstos en la Ley 3/ 4 de 29 de diciembre por la que se establecen mediad de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales.

     Resulta evidente que existiendo una Ley especifica y especial que regula la mora en las operaciones mercantiles como al caso acontece con la Ley 3/2004 de 29 de Diciembre (BOE 30- 12-2004) en vigor desde el día 31-12-2004, la misma resulta de aplicación preferente a la normativa común fijada en el Código Civil. Respecto a la mora de las obligaciones decontratos u operaciones comerciales entre empresas mercantiles es de aplicación dicha Ley y no los artículos del Código Civil, por lo que la aplicación de estos intereses impide la aplicación de los establecidos en el Codigo Civil tal como solicita el actor en su demanda.

El art. 7 de la citada ley establece que el interés de demora que deberá pagar el deudor será el que resulte del contrato y, en defecto de pacto, el tipo legal que se establece en el apartado siguiente.

 El tipo legal de interés de demora que el deudor estará obligado a pagar será la suma del tipo de interés aplicado por el Banco Central Europeo a su más reciente operación principal de financiación efectuada antes del primer día del semestre natural de que se trate más siete puntos porcentuales.

     Conforme al mismo y la resolución de 30 de junio de dos mil nueve de la Dirección General del Tesoro y Política Financiera , se establece como tipo legal de interés de demora a aplicar durante el segundo semestre natural de dos mil ocho  en el 8% %

SEPTIMO.- Conforme al art. 394 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, al haberse estimado  íntegramente la demanda, debe imponerse las costas a la parte demanda.

     Vistos los preceptos aplicables, y demás de general y pertinente aplicación.

FALLO

ESTIMAR  la demanda interpuesta por el Procurador Don Enrique Rodrigo Carlavilla en nombre y representación de xxxxxxx SL, contra xxxxxxx SA, condenando al citado demandado al pago de doscientos cincuenta y dos mil ciento cuarenta y un euros (252.141 euros) mas el interés del 8 %  así como el pago de las costas procesales.

Notifíquese esta sentencia a las partes, haciéndoles saber que contra la misma cabe recurso de apelación , que en su caso, deberá interponerse ante este mismo Juzgado dentro de los cinco días siguiente al en que se notifique esta resolución

Llévese el original al libro de sentencias.

Por esta mi sentencia, de la que se expedirá testimonio  para incorporarlo a las actuaciones, lo pronuncio, mando y firmo.

PUBLICACIÓN.-   Leída y publicada fue la anterior sentencia por  la Juez que la dictó, estando celebrando audiencia pública ordinaria en el día de su fecha, doy fe.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres