Blogia
Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Cuenca Juzgado de lo Mercantil

Sentencia en Juicio de faltas por lesiones imprudentes de tráfico 48/2009

Sentencia en Juicio de faltas por lesiones imprudentes de tráfico 48/2009

SENTENCIA 120/2009

En Cuenca a trece de octubre  de dos mil nueve

Vistos por Mª del Carmen Díaz Sierra, Juez del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción nº 2  de Cuenca  los presentes autos de juicio de faltas reseñados con el número más arriba referenciado por una presunta falta de lesiones imprudentes siendo parte XXXXXXX y XXXXXXXX como denunciante,  representado por la Procuradora Doña Susana Melero de la Osa   y asistido por el Letrado Don Santiago Lorente Castillo , XXXXXXX como denunciado, y XXXXXX como denunciado asistido por el Letrado Don Carlos Risueño Jiménez, la entidad aseguradora SOLISS MUTUALIDAD DE SEGUROS como responsable civil directo representado por la Procuradora Doña Rosa Maria Torrecilla López y asistido por el Letrado Don Carlos Risueño Jiménez, XXXXXXX como responsable civil subsidiario representado por la Procuradora Doña Rosa Maria Torrecilla López y asistido por el Letrado Don Carlos Risueño Jimenez,y la aseguradora MAPFRE AUTOMOVILES SA  representado por la Procuradora Doña Sonia Martorell Rodríguez y asistido por el Letrado Don Iván Calleja.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO. Las presentes actuaciones tienen su origen en las denuncias presentadas por las denunciantes ante este Juzgado incoándose  el correspondiente procedimiento de Diligencias Previas 547/07 que tras su preceptiva tramitación se convirtieron en el presente juicio de faltas convocándose para la celebración del acto de la vista.

SEGUNDO.- En el acto de la vista, no comparece el denunciado José Torres León  constando debidamente citado. Tras la declaración de las partes  y practicada la prueba propuesta y admitida, el Letrado Sr. Lorente interesa la condena de XXXXXXX como autor de una falta de dos faltas de  lesiones imprudentes a la pena  de quince días de multa por cada una de ellas a razón de diez euros por día, y a que indemnice a XXXXXXX  en la cantidad  de 9283,10 euros. Asimismo interesa se indemnice a EXXXXXXX en la cantidad de 83.902,06  así como otros gastos, mas los intereses del art. 20 LCS a cargo de la aseguradora Mapfre.

Por el Letrado Sr. Calleja, se interesa la libre absolución del denunciado y subsidiariamente se indemnice a las lesionadas conforme al informe medico forense emitido, oponiéndose asimismo a los intereses solicitados.

Quedando las actuaciones vistas para sentencia.

HECHOS PROBADOS

PRIMERO.- Ha quedado probado y así se declara que el día 16 de marzo de dos mil siete sobre las 20.10 horas, en el Km.432.40 de la carretera N-420 , cuando circulaba el autobús matricula XXXX FMH, con permiso de circulación a nombre de XXXXXXX, asegurado en la compañía aseguradora Soliss, y conducido por XXXXXX, en el cual viajaban entre otras personas xxxxxxx y xxxxxx, fue embestido por el vehículo con matricula xxxxxx CTM, conducido por xxxxxx, con permiso de circulación a su nombre y asegurado en la compañía Mapfre, al incorporarse éste a la vía principal sin respetar la señal de Stop que le obligaba.

Como consecuencia de la colisión, xxxxxxxx sufrió lesiones consistentes en latigazo cervical, requiriendo para su sanidad además de primera asistencia facultativa, tratamiento medico , habiendo tardado en la estabilización de las lesiones 75 días impeditivos, y quedando como secuela agravación de artrosis previa cervical con manifestaciones clínica de irradiaciones braquial, valorado en cuatro puntos.  

xxxxxxxxx sufrió lesiones consistentes en latigazo cervical, requiriendo para su sanidad además de primera asistencia facultativa , tratamiento medico, habiendo tardado en la estabilización de las lesiones 70 días impeditivos y quedando como secuelas, agravación de artrosis previa al traumatismo valorado en dos puntos,  disfonía laringea valorada en siete puntos , ligero perjuicio estético dinámico,

FUNDAMENTOS JURÍDICOS

PRIMERO.-  El art. 621.3 del Código Penal castiga al que por imprudencia leve causaren lesiones constitutivas de delito.

 Para poder imputar una falta de lesiones imprudentes es necesario que concurran  todos los elementos estructurales de la infracción culposa: 1º) una acción u omisión voluntaria, no intencional o dolosa; 2º) una actuación negligente o reprochable por falta de previsión más o menos relevante, factor psicológico o subjetivo, al marginarse la racional presencia de las consecuencias nocivas de la acción u omisión, siempre previsibles, prevenibles y evitables, de haberse observado la diligencia debida, omisión que por razón de circunstancias concurrentes debe reputarse leve, como un descuido ocasional, a diferencia de la imprudencia grave que supone la omisión de la prudencia mínima exigible a cualquier conductor; 3º) el factor normativo o externo, representado por la infracción del deber objetiva de cuidado, traducido en normas de convivencia y de la experiencia, tácitamente aconsejadas y observadas en la vida social, en evitación de perjuicios a terceros, o en normas específicas reguladoras de determinadas actividades que han merecido una normativa reglamentaria o de otra índole, para conjurar el peligro dimanante de las mismas; 4º) la acusación de un resultado, de un mal a las personas, que de haber sido causado dolosamente, constituiría delito de lesiones  de los artículos 147.1, 149 y 150 del Código Penal y 5º) la adecuada relación de causalidad entre el proceder descuidado en la actividad generadora del riesgo y el mal sobrevenido.

SEGUNDO.- De tal forma que no es solamente  necesario demostrar una relación de causalidad entre la conducta del agente y la conclusión lesiva, sino que además es necesario acreditar que la conducta del sujeto activo debía haber previsto el resultado lesivo y, además, que dicha conducta debe ser objeto de reproche especialmente grave, la sanción penal, perfectamente diferenciado de una posible reprochabilidad de carácter civil donde ya sí que podríamos llegar a unas posibles conclusiones de responsabilidad objetiva, pero que no es susceptible de aplicación en el proceso penal. En otro caso se vulneraría, sin lugar a dudas, el principio de presunción de inocencia.

En cuanto a las imprudencias en el ámbito de la circulación de vehículos de motor, señala la STS 291/2001 de 27 de febrero que «la gravedad de una imprudencia depende, ante todo de la gravedad de la infracción de la norma de cuidado que ha dado lugar a la producción de un resultado objetivamente ilícito. El desvalor de la acción es directamente proporcional a la gravedad de la infracción de la norma de cuidado. De la norma de cuidado que rige en cada caso se derivan los deberes de cuidado que algún sector de la doctrina ha caracterizado como interno y externo. El deber de cuidado interno obliga a prever el peligro que con ciertas acciones y en determinadas situaciones se puede crear. El deber de cuidado externo obliga a comportarse de forma que el peligro advertido no se materialice en una lesión concreta. En la circulación vial, las normas de cuidado que debe respetar el conductor de un vehículo de motor no son puramente socio-culturales sino que se encuentran positivizadas en un texto legal y en su desarrollo reglamentario: el Real Decreto Legislativo339/1990), por el que se aprueba el Texto articulado de la Ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y según vial y el Real Decreto 13/1992 (, por el que se aprueba el Reglamento General de Circulación para la aplicación y desarrollo del anterior Texto articulado».

En el caso de autos dado que no ha comparecido el denunciado ni existe testigo  de los hechos, debe valorarse la declaración del conductor del autobús  que manifiesta como el mismo circulaba correctamente  y precisamente fue  xxxxxx quien se salto el stop que le obligaba  para incorporarse a la vía por donde circulaba el autobús, hecho  asimismo recogido en el atestado de la Guardia Civil que no ha sido impugnado,  lo que constituye una infracción del deber objetivo de cuidado exigible a todo conductor determinante de imprudencia leve del art. 621 CP.

Los hechos relatados son constitutivos de dos faltas de imprudencia leve del artículo 621.3 del Código Penal  de la que xxxxxxx resulta responsable criminal como autor, artículos 27 y 28 del Código Penal,  pues al conducir su vehículo sin observar la diligencia debida causó a  xxxxx y a xxxxxx lesiones para cuya curación precisó de tratamiento médico de acuerdo con  los informes de sanidad emitidos por el medico forense.   

Por ultimo al no haberse ejercitado acusación contra xxxxxx, en virtud del principio acusatorio debe dictarse una sentencia absolutoria respecto del mismo  

TERCERO.- No concurren circunstancias modificativas de la responsabilidad.

CUARTO.-.- De conformidad con lo dispuesto en el art. 638 del Código Penal en la aplicación de las penas que establece el Libro III, procederán los Jueces  y Tribunales según su prudente arbitrio, dentro de los límites de cada una, atendiendo a las circunstancias del caso y del culpable, sin ajustarse a las reglas de los artículos 61 a 72  del Código El art. 621.3  del Código Penal  prevé como pena a esta falta la multa de diez  a treinta días. 

Conforme al art. 50 del Código Penal  se establece que se fijarán en la sentencia el importe de las cuotas, teniendo en cuenta, exclusivamente, la situación económica del reo, deducida de su patrimonio, ingresos obligaciones y cargas familiares y demás circunstancias del mismo.

     Teniendo en cuanta las circunstancias concurrentes procede imponer la pena de 15 días de  multa a razón de tres  euros por día, al no costar la capacidad económica del mismo.

QUINTO.- Toda persona criminalmente responsable de un delito o falta lo es también civilmente, si del hecho se derivan daños  o perjuicios (arts. 109 y 116 del Código Penal y 100  de la Ley de Enjuiciamiento Criminal).

     Respecto de la lesionada xxxxxx,  según el informe medico forense requerido para su sanidad 75 días impeditivos, quedándole cuatro puntos de secuela.

Aplicando el baremo aprobado por resolución de 7 de enero  de   2007 por el que se da publicidad a las cuantías  de las indemnizaciones  por muerte, lesiones permanentes e incapacidad temporal del sistema para valoraciones de los daños y perjuicios causados  a las personas en accidentes de circulación (baremo vigente a la fecha de sanidad de la lesionada)  procede determinar la indemnización, en la cantidad de:

 

75 días x 50.35 euros = 3776,25 euros.

4 puntos x 619,09 euros = 2476,36 euros,  lo que hace un total de 6252,61 euros mas el 10% de factor de corrección  hace un total 6877,87, a lo que habría que añadir 134 euros por gastos que no han sido discutidos por las partes, por lo que deberá indemnizar a xxxxxx en la cantidad de 7011,87 euros

Cuestión distinta es determinar la indemnización que le corresponde a la otra lesionada, xxxxxxx. En la causa  obran dos informes médicos, el realizado por el medico forense que determina como lesiones derivadas del accidente latigazo cervical, requiriendo para su sanidad 70 días impeditivos y quedando como secuela agravación artrosis previa al traumatismo valorado en dos puntos y disfonía laringea valorada en siete puntos, añadiendo posteriormente en el acto del juicio, que también puede considerarse como perjuicio estético ligero el hecho de la afonía de la lesionada.

Asimismo incorporado por la representación legal de la denunciante, se aporta un nuevo informe emitido por el Doctor A.S.R., que  establece como tiempo requerido para la sanidad de la lesionada 180 días impeditivos , y estableciendo como secuelas, síndrome postraumático cervical, 5 puntos, dorsalgia 3 puntos, hernias 10 puntos disfonía laringea siete punto y trastorno neurótico postraumático 3 puntos.

El Medico Forense tras ratificarse en el acto del juicio en su informe, manifiesta que XXXXX, tras la exploración de la misma y de la información medica que la misma le facilito padecía con carácter previo al accidente de un proceso degenerativo artrosico a nivel de columna vertebral por las profusiones discales que se pusieron de manifiesto en las pruebas medicas aportadas por la propia paciente, manifestando que teniendo en cuenta la naturaleza del accidente, tenia que haber sido un golpe muy grave para que las mismas se pudieran producir, hecho que niega el perito de parte que manifiesta que en ningún caso se ha demostrado este proceso degenerativo anterior a los hechos objeto de este procedimiento. Se trata de dos opiniones medicas claramente diferenciadas, puesto que el Medico forense afirma sin lugar a dudas que este proceso degenerativo ya existía con anterioridad, por que la aparición de protusiones no se hubiera  producido sino con un golpe de una gran intensidad, hecho que teniendo en cuenta  las circunstancias del accidente no aparece que así fuera, sin que el hecho de que la disfonía laringea producida como consecuencia del latigazo cervical sea determinante , puesto que tal como ha declarado el medico forense no es necesario para la aparición de esta dolencia que el latigazo cervical sea considerado como de gran intensidad.

En cuanto al tiempo de estabilidad de las lesiones, la divergencia es también absoluta, mientras el informe medico forense establece la misma en 70 días impeditivos, el perito de parte manifiesta que son 180 días. Ambos profesionales consideran que es el tiempo adecuado teniendo en cuenta las lesiones sufridas, no olvidemos que los dos parten de la existencia de un latigazo cervical, sin que por otra parte se haya acreditado por parte del Dr. S. que XXXXXX tuviera unas complicaciones superiores a lo que suele ser habitual en este tipo de lesiones, por lo que procede determinar como tiempo de estabilidad lesional el señalado por el medico forense. Debiéndose  concluir que las molestias, limitación o dolores que puedan persistir con posterioridad se engloban ya en el concepto de secuelas y no presuponen que la lesión siga sin estar curada desde el punto de vista medico legal y de aplicación del baremo.

Respecto de las secuelas es igualmente divergente, sin embargo hemos de destacar como la propia medico forense manifiesta que las secuelas, contenidas en los números 1,2 y 3 del informe medico  del Doctor S., se encuentra englobado en la secuela agravación de artrosis previa, valorada en dos puntos, asimismo la disfonía laringea también valorada por el perito de parte, otorgándole el medico forense una valoración de siete puntos. Por ultimo y si bien el medico forense no incluyo ninguna otra secuela en su informe si aclara en el acto del juicio que la disfonía laringea supone asimismo un perjuicio estético dinámico, sin que en ningún caso admita la posibilidad de un trastorno neurótico postraumático tal como mantiene la acusación.

Teniendo en cuenta  lo expuesto procede la siguiente indemnización por las lesiones producidas:

70 días impeditivos x 50,35 euros = 3524,50    euros.

Respecto de las secuelas,  y partiendo de lo fundamentado, procede determinar las mismas en nueve puntos mas tres puntos de perjuicio estético lo que da una valoración conjunta de  doce puntos   y atendiendo a la edad del lesionado estableciéndose valor punto en 681,30 euros, lo que hace un total de 8175,60 euros. Por lo que sumando las dos cantidades (3524,50  euros + 8175,60 euros)  mas el 10 % de factor de corrección  hace un total de 12870,11 euros.

Respecto a la petición de que se reconozca la indemnización por incapacidad permanente parcial, no ha quedado acreditada debidamente la misma, teniendo en cuenta la situación de artrosis preexistente.

Asimismo se interesa se indemnice como gastos la cantidad abonada por la lesionada como consecuencia de la ayuda domestica recibida en su casa, sin embargo habiendo sido impugnado el documento en que fundamenta esta petición, y teniendo en cuenta que el mismo no ha sido ratificado por la persona que supuestamente ha recibido esta cantidad, siendo reflejado por un mero manuscrito, no procede indemnizar esta cantidad.

SEXTO .- Conforme a lo establecido en el artículo 117 del Código Penal, en relación con lo establecido en el artículo 76 de la Ley de Contrato de Seguro de 1.980, procede declarar la responsabilidad civil directa de la Compañía de Seguro con la que el causante del hecho dañoso tenían concertada su póliza de seguro obligatorio o voluntario, por lo que debe declararse la responsabilidad civil directa, de la Compañía Aseguradora Mapfre  , con el que el propietario del vehículo, causante del daño, tenía concertada la póliza de seguro obligatorio, tal y como se desprende de las actuaciones.

SÉPTIMO.- En cuanto a la otra cuestión que resta por dilucidar, relativa a los intereses moratorios que determina el art. 20 de la L.C.S. Según el mencionado  art. 20 de la ley del contrato de seguro  y Disposición Adicional de la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a motor se aplicará al asegurador cuando incurra en mora el interés legal del dinero incrementado en un 50% incurriendo en mora  cuando no se satisfaga la cantidad en los tres meses siguientes a la fecha del accidente, estableciendo  el apartado 8º de este precepto  que no habrá lugar a la indemnización por mora cuando la falta de satisfacción de la indemnización  este fundada en una causa justificada o que no le fuera imputable.

     Debe concluirse entonces que  ha lugar a la imposición de los intereses moratorios solicitados  , pues no se puede olvidar que, dicha entidad consignó judicialmente una determinada suma, en el mes de mayo de dos mil nueve, es decir mas de  dos años de la fecha del siniestro.

OCTAVO.- Conforme al art.123 del Código Penal las costas se entienden impuestas por la ley a todo responsable de un delito o falta.

 Vistos los preceptos citados y demás de general de aplicación.

FALLO   

QUE DEBO CONDENAR Y CONDENO a XXXXXXX como autor de dos faltas de lesiones  previstas en el  art 621.3  a una pena de multa de quince  días a razón de tres euros por día así  como a la responsabilidad personal subsidiaria por impago de multa, de un día de privación de libertad por cada dos cuotas de multa no satisfechas, y a que indemnice a XXXXXXXX  en la cantidad de 7011,87 euros por las lesiones sufridas y a XXXXXX por las lesiones sufridas en la cantidad de 12870,11 euros . Declarando como responsable civil directo a la entidad aseguradora MAPFRE  la cual abonara asimismo los intereses previstos en el art. 20 LCS desde el 16 de marzo  de dos mil siete.

Asimismo se le condena al pago de la mitad de las  costas causadas.

     QUE DEBO ABSOLVER Y ABSUELVO libremente  del hecho origen de estas actuaciones a XXXXXX.

Notifíquese a las partes esta sentencia,  advirtiendo que contra la misma  cabe recurso de apelación en el plazo de cinco días desde la notificación.

Expídase testimonio  para unión a autos  y archívese el original en el libro de sentencias.

Así por esta mi sentencia lo acuerda, manda y firma.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres