Facebook Twitter Google +1     Admin

MORDEDURA DE PERRO. SENTENCIA EN APELACIÓN DERIVADA DE JUICIO DE FALTAS 62/2007

20080428195944-audiencia-provincial.jpg

S E N T E N C I A NUM. 24/2008

En la ciudad de Cuenca, a ocho de abril del año dos mil ocho.

Vistos por el Magistrado Ilmo. Sr. D. Leopoldo Puente Segura, en grado de apelación, los autos de juicio de faltas número 62/2.007, procedentes del Juzgado de Instrucción número dos de los de Cuenca y su partido; habiendo sido parte como denunciante F. G. R. M., mayor de edad y provisto de D.N.I. número XXXXXX, representado por la Procuradora de los Tribunales Dª Yolanda Araque Cuesta, bajo la dirección técnica de la Letrada Doña Araceli Expósito Zamora; y como denunciado J. M. S. E., también mayor de edad y provisto de D.N.I. número XXXXXXXXX, representado por la Procuradora de los Tribunales Dª Sonia Martorell Rodríguez y dirigido técnicamente por el Letrado Don José Javier Martínez Murcia; habiendo sido parte apelada el MINISTERIO FISCAL.

Se aceptan los antecedentes de hecho de la sentencia recurrida, en cuanto no se opongan a los presentes; y

ANTECEDENTES DE HECHO

I

Por el Juzgado de Instrucción número dos de los de Cuenca y su partido se dictó con fecha veintinueve de octubre del pasado año, sentencia en la que como hechos probados se declara: "El día 5 de abril de 2.007, sobre las 20 horas, F. G. R. M. iba paseando a su perra de raza Schnauzer mediano por el paraje denominado "Los Llanillos" del término municipal de Villaverde y Parancosol, cuando la misma fue atacada por dos perros de raza mastín y dos de raza labrador, causándole heridas profundas en el cuello y lomo, que le provocaron un enfisema generalizado que le causó la muerte.

Los referidos perros pertenecen a J. M. S. E. y se encontraban sueltos al haber roto la valla del chalet de aquél. Los perros se han escapado en otras ocasiones de la finca.

Los gastos de veterinario que tuvo que desembolsar F. G. R.por la asistencia prestada a su perro como consecuencia del ataque ascendieron a la cantidad de 93 euros.

J. M. S. E. trabaja y percibe unos 1.500 euros al mes".

El fallo o parte dispositiva de la sentencia recurrida es del siguiente tenor literal: "Que debo condenar y condeno a J. M. S. E. como autor criminalmente responsable de una falta contra los intereses generales prevista y penada en el artículo 631 del Código Penal a la pena de veinte días de multa con una cuota diaria de seis euros, que en caso de resultar impagada podrá ser sustituida por un día de privación de libertad por cada dos cuotas diarias no satisfechas, así como a indemnizar a F. G. R. M. en la cantidad de 93 euros en concepto de daños materiales, en la cantidad de doscientos euros en concepto de daños morales y en la cantidad en que se valore en ejecución de sentencia la perra Schnauzer mediana fallecida, atendiendo a su edad y características que resulten acreditadas mediante la aportación de la correspondiente documentación por parte del perjudicado, y al pago de las costas procesales".

II

Notificada la anterior resolución, Dª Sonia Martorell Rodríguez, Procuradora de los Tribunales y de J. M. S. E., interpuso recurso de apelación que fue admitido en ambos efectos por providencia de fecha veintinueve de noviembre del pasado año, dándose traslado a las demás partes a fin de que formularan los correspondientes escritos de impugnación o adhesión al recurso.

III

Con fecha catorce de diciembre del pasado año, el Ministerio Fiscal presentó escrito oponiéndose al recurso interpuesto de contrario e interesando el dictado de una sentencia íntegramente estimatoria de la recaída en la primera instancia.

Igualmente, con fecha veintiuno de diciembre del pasado año, Dª Yolanda Araque Cuesta, Procuradora de los Tribunales y de F. G. R. M., presentó escrito oponiéndose al recurso interpuesto de contrario e interesando el dictado de una sentencia íntegramente confirmatoria de la recaída en la primera instancia.

IV

Elevadas las actuaciones a esta Audiencia Provincial, recibidas con fecha once de febrero del presente año, se procedió a la formación del correspondiente rollo, asignándosele el número del margen y habiéndose observado todas las formalidades legales.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Se aceptan los que se contienen en la resolución recurrida, que habrán de tenerse aquí por íntegramente reproducidos.

I

Aduce, en primer lugar, la parte apelante la pretendida vulneración del principio de intervención mínima que resulta predicable del Derecho Penal. Como es lógico, para ello trata el apelante de quitar yerro al comportamiento del condenado en la instancia, llegando, incluso a afirmar, --de modo contradictorio, por cierto, con la invocación del mencionado principio--, que nos encontraríamos ante un caso fortuito, en tanto los animales, cuya custodia correspondía al ahora apelante, habrían logrado escapar del recinto en el que se hallaban, venciendo los obstáculos que, para impedirlo, habían sido establecidos por aquél.

Desde luego, este motivo de impugnación no puede progresar. Se trata de una manada de perros o jauría (cuatro animales), dos de los cuales, de raza mastín, presentan por sí mismos un peligro evidente si transitan sueltos y sin custodia alguna. Las medidas de seguridad establecidas al respecto por el denunciado resultan clara y palmariamente insuficientes. En este sentido, el propio denunciado reconoció que la fotografía incorporada a los autos se corresponde con el vallado de su chalet, presentando la valla un importante agujero por el que los animales pueden perfectamente salir y habiendo señalado, además, el denunciado, que ni siquiera fue por este agujero, sino por otro, a través del cual los animales se escaparon el día de los hechos. Más todavía: el propio denunciado ha reconocido también que los mencionados animales habían escapado en otras oportunidades anteriores, lo que obliga a ponderar la circunstancia de que, teniendo el denunciado pleno conocimiento de la notoria insuficiencia de las medidas de seguridad adoptadas y conociendo también que los animales, ya en otras oportunidades previas, habían escapado de la finca, actuó, incluso de forma dolosa, por dolo eventual, al no haber adoptado las medidas necesarias para impedir que sus animales, clara y llanamente peligrosos, pudieran causar daños a las personas o propiedades ajenas, aceptando con su comportamiento esa situación de peligro y ese eventual resultado para el caso de que finalmente se produjera.

II

También observa el apelante que no habría sido acreditado que la perra que murió como consecuencia del ataque de los animales del denunciado fuera propiedad de Don F. G. R. M., de lo que el ahora recurrente deduce que debería acordarse la nulidad de todo el procedimiento y, por descontado, rectificarse el pronunciamiento que en materia de responsabilidad civil se contiene en la sentencia de instancia.

Llama la atención, en primer lugar, que la propiedad del animal fallecido ni siquiera se cuestionara en la primera instancia. Por otro lado, está sobradamente acreditado que era el denunciante quien paseaba a su perra, teniéndola bajo su custodia, en el momento mismo en que fue atacada por los animales del denunciado y que es también el denunciado quien aportó a las actuaciones la factura que emitió la veterinaria que atendió a su perra como consecuencia del ataque y quien, al día siguiente de suceder los hechos, presentó la denuncia. Por eso, no resulta relevante, a los efectos que aquí importan, que la perra que resultó muerta apareciese administrativamente a nombre del denunciante o de cualquier otra persona de su círculo familiar, siendo lo cierto que la indemnización establecida por el daño moral causado por la pérdida de un animal de compañía ni siquiera exige que éste sea propiedad del perjudicado (y mucho menos aún que aparezca administrativamente a su nombre). Por otro lado, es obvio que tratándose de una falta de naturaleza pública, que no requiere denuncia previa del ofendido como condición de perseguibilidad, en modo alguno procedería declarar la nulidad pretendida por el recurrente. Razones, todas ellas, que determinan la íntegra desestimación de la presente alzada.

Vistos los preceptos legales citados y demás de general y pertinente aplicación

F A L L O

Que debemos desestimar como desestimamos íntegramente el recurso de apelación interpuesto por Doña Sonia Martorell Rodríguez, Procuradora de los Tribunales y de J. M. S. E., contra la sentencia dictada por la Ilma. Sra. Juez de Primera Instancia e Instrucción número dos de los de Cuenca y su partido en las presentes actuaciones que, en su virtud, debemos CONFIRMAR como CONFIRMAMOS INTEGRAMENTE; todo ello, con expresa imposición de las costas de esta alzada a la parte apelante.

Así por esta mi sentencia, juzgando definitivamente en segunda instancia, lo pronuncio, mando y firmo.

Esta sentencia se unirá por certificación al rollo de Sala y otra a los autos originales para su remisión al Juzgado de procedencia.

PUBLICACIÓN: En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución por el Ilmo. Sr/a. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy fe.

 

SENTENCIA DICTADA EN PRIMERA INSTANCIA

Comentarios > Ir a formulario


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Udemy

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris